sábado, 12 de mayo de 2018

El Rey

¡Estoy de vuelta! Estas semanas que llevo sin escribir aquí no ha sido por falta de material, más bien por tener demasiadas cosas sueltas de sitios y salidas diferentes que no permiten articular una temática concreta para hacer una entrada. Ya veré si hago un recopilatorio, pero en esta voy a probar algo nuevo. Va a ser la primera vez que dedique una entrada monográfica a una sola especie, pero no es cualquier especie. Si hay un reptil que pueda considerarse, en nuestro territorio, como el monarca indiscutible de todos ellos es sin duda la culebra bastarda (Malpolon monspessulanus).

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus), macho adulto

El entorno de la ciudad de Salamanca ha resultado ser un lugar propicio para los encuentros con estas formidables criaturas, lo que me ha permitido acumular mucho material estas últimas semanas que iré colocando aquí a medida que os doy algunos datos sobre esta especie. Se trata de la mayor de nuestras serpientes, con ejemplares que superan los 2m aunque es muy difícil ya encontrarlas tan grandes (ojalá vea una algún día) y los adultos que sueles encontrar oscilan entre 1,2m y 1,4m de media. También es esta la única serpiente que muestra un marcado dimorfismo sexual, siendo los machos de mayor tamaño. Aunque lleve el nombre de culebra, no es un colúbrido sino un psamófido (Psammophiidae), familia más relacionada con los elápidos (cobras) que con el resto de serpientes europeas.

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) macho

Hay varios rasgos útiles para diferenciar ambos sexos. El más fiable diría yo que es fijarse en las manchas blancas que presentan en las escamas supralabiales. Las hembras mantienen estas manchas prácticamente toda su vida, con un marcado borde oscuro que las rodea, mientras que en los machos este borde desaparece justo antes de llegar a adultos, y las propias manchas se van reduciendo hasta que llegan a desaparecer en los machos más grandes.

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) juvenil

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) macho adulto de 1,35m 

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) hembra adulta

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) macho adulto de 1,65m

Los juveniles tienen un patrón facial similar al de las hembras, y como ellas muestran tonos contrastados, aunque los hay más uniformes. Los adultos suelen presentar una coloración verdosa desde la cabeza al primer tercio del cuerpo, hasta llegar a la llamada "silla de montar", una mancha oscura que está más marcada en los machos pero que tienen ambos sexos. Tras la mancha negra, predominan los tonos pardos. El vientre es amarillento o blanquecino. Los machos en general presentan patrones más uniformes y colores más vivos, y los adultos también una iridiscencia azulada en el costado que brilla fuertemente en los más grandes, con unos reflejos preciosos. Los ojos son grandes y rojizos, y junto a la "ceja" prominente le otorgan una mirada fiera.

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) macho adulto

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) hembra adulta

Esta es también la más inteligente de nuestras culebras, y la que presenta un comportamiento más complejo. Los machos son territoriales y defienden su territorio frente a los rivales, aunque pueden tomar machos más pequeños como "vasallos" que no se aparean y les ayudan a defenderlo hasta que sean grandes y el dominante muera o le reemplacen. Presentan una glándula en la cabeza que secreta una sustancia oleosa que la serpiente extiende por todo el cuerpo. Esta sustancia se cree que la emplean tanto para marcar sus territorios como para protegerse de la desecación, lo que les permite estar activas a temperaturas que matarían a otras especies. A diferencia de otras culebras como la de escalera, la bastarda casi nunca está activa de noche.

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) macho adulto mudando

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) macho adulto

Además, para rematar su panoplia de atributos, se trata de una serpiente venenosa, con colmillos inoculadores situados en la parte trasera de la boca (opistoglifa). Para el hombre su veneno no resulta apenas peligroso, a mí me han mordido muchas veces y nunca he notado nada. Sé por conocidos que lo más que pueden causar es una ligera inflamación y algo de parálisis en el lugar de la inoculación que en un par de días como mucho se pasa. Sin embargo, su veneno es capaz de matar a sus presas, como ratas o lagartos, en cuestión de minutos. Gusta también de alimentarse de otras serpientes, que pueden ser incluso de su propia especie fuera de la época de celo.

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) hembra adulta

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) hembra adulta

Los adultos no tienen demasiados depredadores, pueden atraparlas rapaces como la culebrera y mamíferos carnívoros. Los ejemplares verdaderamente grandes sólo temen a unos pocos mamíferos como los meloncillos o el jabalí, pero su mayor destructor es el hombre. En muchos lugares se tiene un temor desmesurado a estos grandes ofidios, y se los persigue sin cuartel. Es el caso de Salamanca, donde se les llama "bastardos" y se les atribuyen cosas increíbles como meter la cabeza bajo el suelo y pegar latigazos con la cola. En otros lugares se piensa que su veneno es mortal, que persiguen a la gente... En realidad ante un encuentro con el hombre siempre optarán por la huida a gran velocidad (también es nuestra serpiente más rápida) y si no se las agarra o acorrala nunca morderán. 

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) macho de gran tamaño

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) juvenil

En cuanto a su hábitat, se encuentra en cualquier lugar de clima mediterráneo que le ofrezca alimento en forma de roedores, reptiles o pájaros y suficiente refugio donde ocultarse. Por ello ocupa frecuentemente herbazales, dehesas, casas en ruinas, muros de piedra, bordes de cultivos e incluso dunas costeras. Evita las zonas frías aunque pueden subir bastante en laderas soleadas, y como buen reptil ama el sol y no le gustan los lugares muy sombreados como pueden ser los bosques.

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) en un ambiente de pastizal y ruinas

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) en un claro de encinar

En resumen, para mí es sin duda uno de los animales más espectaculares de la fauna ibérica y sin duda mi especie favorita de nuestra herpetofauna. Espero seguir disfrutando de más encuentros con esta poderosa y espectacular serpiente. Os dejo con un retrato del último ejemplar que he visto, de esta misma mañana. ¡Un saludo, espero que os haya gustado y hasta pronto!



No hay comentarios:

Publicar un comentario