lunes, 22 de enero de 2018

Pajarillos del invierno

Tras una inusual entrada invernal dedicada a los herpetos, hoy toca volver de nuevo a las aves. Hace tiempo que no hago una entrada exclusivamente ornitológica, así que ya va siendo hora. Durante estos meses de Diciembre y Enero buena parte de mi actividad naturalista ha sido el pajareo, y me he centrado en especial en intentar observar algunas de las especies de pequeñas aves que nos visitan en los crudos inviernos desde sus zonas de cría todavía más frías que nuestra tierra. 

Los propios parques urbanos de Salamanca, Jesuitas y Aldehuela, han resultado ser excelentes lugares para el pajareo, pues he podido ver en ellos especies impensables de observar en los parques de mi ciudad de origen. Entre las más comunes, los precisos herrerillos (Cyanistes caeruleus), un pajarillo poco habitual en la costa levantina. Éstos, observados en un día de frío y escarcha.

Herrerillo común (Cyanistes caeruleus)

Herrerillo común (Cyanistes caeruleus)

Ese mismo día pude ver también otro pájaro con el que estoy poco familiarizado, el gorrión molinero (Passer montanus), modesto pero elegante primo del familiar gorrión común.

Gorrión molinero (Passer montanus)

En estos parques pueden verse también otras aves menos habituales en entornos urbanos, como el precioso trepador azul (Sitta europaea). A estos los he podido ver bastante bien en los parques de la ribera del Tormes.

Trepador azul (Sitta europaea)

Trepador azul (Sitta europaea)

Otro pájaro azul y habitual en las riberas de la urbe es el martín pescador (Alcedo attis), éste más desconfiado pero que al final se dejó pillar con la cámara.

Martín pescador (Alcedo attis)

Más común, pero no menos elegante, el colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros).

Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros)

De aves ya de mayor talla, encontramos en los parques bastante zorzal común (Turdus philomelos), sorprendentemente muy confiados (se nota donde no se les caza). Además este invierno tenemos un buen bando de zorzal alirrojo (Turdus illiacus), el primero que os muestro de entre estos visitantes desde las taigas norteñas. En este caso, mucho más desconfiados y difíciles de fotografiar de cerca.

Zorzal común (Turdus philomelos)

Zorzal alirrojo (Turdus illiacus)

Pero de todas las aves que he podido ver en los jardines charros, la que más me ha gustado ha sido una que llevaba tiempo queriendo ver. Hablo del rey de los fringílidos, el picogordo (Coccothraustes coccothraustes). El poderoso pico de este pájaro le permite romper las semillas más duras. 

Picogordo (Coccothraustes coccothraustes)

Picogordo (Coccothraustes coccothraustes)

Dejemos los parques salmantinos y movámonos brevemente hacia Valencia donde en una arboleda de L'Albufera pude observar un bando del precioso pinzón real (Fringilla montifringilla). Bastantes ganas tenía ya de ver a esta especie. Otro típico habitante de los bosques fríos del norte de Europa, que visita todos los inviernos la península huyendo del frío extremo. 

Pinzón real (Fringilla montifringilla)

Pinzón real (Fringilla montifringilla) macho

A pesar de la mala luz y la desconfianza de estos pajarillos, pude fotografiarlos de forma más o menos decente. Preciosos los tonos anaranjados y blancos...

Pinzón real (Fringilla montifringilla)

Volvamos a Salamanca, en este caso no a los parques sino a la solitaria cumbre de la Peña de Francia, a donde ascendí ayer, más por conocer el sitio que por pajareo. Pero la naturaleza me recompensó con gran número de acentores alpinos (Prunella collaris), confiados y a poca distancia.

Acentor alpino (Prunella collaris)

Acentor alpino (Prunella collaris)

Este pajarillo anida en las cumbres de nuestras montañas más altas, pero es habitual que en invierno se desplace a cimas situadas a menor altitud, siendo en general bastante confiado con la gente. 

Acentor alpino (Prunella collaris)

Al que no es tan habitual ver lejos de las cumbres de los Pirineos y la Cordillera Cantábrica es al gorrión alpino (Montifringilla nivalis), de ahí mi sorpresa al ver un ejemplar entre los acentores. Al parecer se ha citado otras veces en las cumbres de Salamanca, pero resulta muy poco habitual.

Gorrión alpino (Montifringilla nivalis)

Gorrión alpino (Montifringilla nivalis)

Una pasada de pájaro, adaptado a las condiciones más extremas de la montaña. Especialmente bonito al emprender el vuelo, con una explosión de tonos blancos muy llamativa. Y con él acabo, espero que os haya gustado la entrada y nos vemos en la próxima.




8 comentarios:

  1. Los zorzales, los martines pescadores y los picogordos son de lo más asqueroso y desconfiado en la sierra, se nota que en los parques los dejan tranquilos.
    Un buen repertorio con la guinda de los pájaros alpinos, se está dando una buena temporada de pájaros invernantes.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco te creas que en los parques se portan como gorriones, pero con paciencia algo se puede sacar... Los alirrojos si que no ha habido forma de acercarse. Con las alpinas menuda alegría me llevé, mola encontrarte esas cosas en días que no esperas ver nada en especial...

      Un saludo y a ver si nos vemos cuando subas por aquí cerca

      Eliminar
  2. Gracias por esta interesante entrada :D

    ResponderEliminar
  3. Una entrada fantástica con unas especies muy chulas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Graciosos registros, Luis! Uma variedade tremenda em pleno inverno!
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Como ves, al menos para los pájaros, el invierno no es tan mala época para salir al campo...

      Besos

      Eliminar