lunes, 10 de julio de 2017

Herpeteando por Burgos: Anfibios

¡Ya estoy de vuelta! Las dos últimas semanas de Junio anduve por la provincia de Burgos, ayudando a mi amigo Josep Bisbal en una prospección herpetológica. Burgos, especialmente en su mitad norte, es una zona de confluencia de diversos ambientes, con influencias mediterráneas, cantábricas y europeas, lo que resulta en una diversidad de herpetos casi sin parangón a nivel ibérico. 

El objetivo del estudio era conocer el "microambiente", el hábitat que utiliza cada especie en esta zona y cómo se puede relacionar eso con los cambios ambientales que sucedieron en el pasado, a partir de los fósiles de estas especies que se pueden encontrar en yacimientos como el de Atapuerca, donde trabaja Josep. Por eso en primer lugar agradecerle que nos haya invitado a mí y a mis compañeros Carlos Ortega y Rubén Sánchez a colaborar con él en esta fantástica expedición que ha estado repleta de buenas observaciones y me ha reportado un buen puñado de especies nuevas, muchas de las cuales ardía en ganas de ver. Como resumen decir que hemos visto hasta 11 especies de anfibios y 17 de reptiles, 28 especies en total, de las casi 41 que podíamos haber visto (contando las casi imposibles). 

Aunque debido a la naturaleza del viaje no me he puesto a hacer fotos a cada bicho que se nos cruzaba, he vuelto con un extenso archivo fotográfico y muchas experiencias que os iré contando a lo largo de cuatro entradas breves que pretendo dedicar al viaje: una para anfibios, otra para lagartos y afines, otra para culebras y la última para las víboras. Ya sin más demora, en esta primera entrada, pues, os hablaré de los anfibios que vimos. 

La primera especie nueva para todos la observamos en los arroyos del norte de la provincia, ya cerca del borde con Cantabria, y fue la rana patilarga (Rana iberica). Esta especie se parece mucho a otras ranas pardas, pero puede diferenciarse fácilmente por la longitud de sus patas, como su nombre indica. 

Rana patilarga (Rana iberica)

Rana patilarga (Rana iberica)

Conviviendo con ella se encuentra la rana bermeja (Rana temporaria), esta última mucho más abundante. Pudimos encontrar a la bermeja en muchos más lugares y hábitats, siempre con bastante humedad, mientras la patilarga estaba recluida en unos pocos arroyos de la cantábrica burgalesa.

Rana bermeja (Rana temporaria)

El anfibio más abundante del viaje, sin duda el sapo común (Bufo spinosus), que aquí sí hace honor a su nombre. Pudimos verlo tanto en la zona cantábrica como en la más mediterránea. 

Sapo común (Bufo spinosus)

Sapo común (Bufo spinosus)

El último anuro del que voy a hablar es mi favorito, la preciosa ranita de San Antonio (Hyla molleri). Aunque vimos larvas en varios puntos, a los adultos solamente pudimos observarlos junto a una laguna en una de las noches, y comprobamos que aún estaban encelados y cantando. Aquí podéis ver un pequeño vídeo que grabé, de un macho adulto dejando sorda a una rana común...

Ranita de San Antonio (Hyla molleri)

Ranita de San Antonio (Hyla molleri)
 
Pasando ya a los urodelos, la especie nueva del viaje fue para todos el tritón alpino (Ichthyosaura alpestris). Aunque vimos tanto hembras adultas como a los preciosos machos en celo, con su vientre rojo, no dispongo del material adecuado para afotarlos en condiciones (acuario, etc.) así que solamente os puedo dejar a este ejemplar en el mismo arroyo donde vivía. Tendréis que ir en persona a verlos ;)

Tritón alpino (Ichthyosaura alpestris)

Compartían hábitat con los alpinos los tritones palmeados (Lissotriton helveticus), estos últimos mucho más abundantes, seguramente el urodelo más observado en el viaje. Eran muy comunes en la parte norte, pero también estaban presentes en la sur. 

Tritón palmeado (Lissotriton helveticus) hembra

Tritón palmeado (Lissotriton helveticus) macho

Pudimos ver tanto adultos en fase acuática como algunos juveniles en fase terrestre, a punto de dispersarse tras completar su metamorfosis. 

Tritón palmeado (Lissotriton helveticus) juvenil

Y acabo con otro de mis favoritos, el tritón jaspeado (Triturus marmoratus). Con este sucedía lo inverso que con el palmeado. Aunque estaba tanto en la parte cantábrica como en la mediterránea, abundaba mucho más en ésta. Y con ellos me despido, ¡pronto os traeré la siguiente entrada del viaje!

Tritón jaspeado (Triturus marmoratus) adulto

Tritón jaspeado (Triturus marmoratus) juvenil

10 comentarios:

  1. Muy guapa la patilarga, el año pasado en Cantabria me dio esquinazo la única que apareció.
    Una entrada para víboras... la que vas a liar, maldito, jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la patilarga es también allí una especie bastante rara, por suerte nos dijeron una zona buena para verlas. La que falló fue la ágil, que sé que tú la tienes bien vista ;)

      Sobre las víboras... no adelanto nada jajaja

      Eliminar
  2. Hola Luis, estupenda entrada, lo pasarías muy bien con todas esas especies nuevas. Deseando ver las próximas entradas.Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Um microambiente bastante mágico e diversificado! Gostei muito dos registros de suas andanças por esse mundo dos anfíbios...
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Teca, pues esto es solo el principio. A lo largo del viaje pudimos conocer muchos microambientes jeje
      Besos

      Eliminar
  4. Excelente sesión Luís, me ha encantado. Esperando a esas víboras, jejeje. Un abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Germán! Las víboras aún están en camino, pero puedes ir viendo algunos lagartos entretanto jaja ¡Lo bueno se hace esperar!
      ¡Saludos!

      Eliminar
  5. Hola. La rana que pones como patilarga es rana bermeja también. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Así que aún tenéis pendiente esa especie. Ya siento tener que ser un aguafiestas. Un saludo.

    ResponderEliminar