martes, 4 de abril de 2017

Aluvión de herpetos

Si en mi última entrada hablaba de cómo los calores primaverales estaban haciendo salir a nuestros reptiles de su hibernación, en las últimas semanas ya con la primavera en todo su esplendor este fenómeno se ha generalizado, multiplicando las opciones para verlos.

En esta entrada voy a hablar principalmente de la expedición del pasado fin de semana por tierras alicantinas, no obstante os pongo primero un par de ejemplares que pude ver en término de Venta del Moro (Valencia) el pasado Jueves, en compañía de Iván Moya y Jorge Crespo. Estos parajes, dentro del Parque Natural de las Hoces del Cabriel, son de los mejores lugares valencianos para ver herpetos. Pude disfrutar de las primeras culebrillas ciegas (Blanus cinereus) que veo en mi provincia, además de un agresivo ejemplar subadulto de culebra de escalera (Rinechis scalaris).

Culebra de escalera (Rinechis scalaris) en posición defensiva

Culebrilla ciega (Blanus cinereus)

Al ejemplar de culebra de escalera lo avistamos cruzando una pista poco después de la puesta de sol, demostrando que esta especie tiene costumbres crepusculares incluso al inicio de su actividad, cuando el calor aprieta poco.

Culebra de escalera (Rinechis scalaris)

Pasando ya a "lo gordo", entre el viernes y el domingo pasados estuvimos seis herpetólogos recorriendo diversos lugares del sur de Alicante. El objetivo principal era la culebra de cogulla (Macroprotodon brevis) una serpiente verdaderamente escasa en la Comunidad Valenciana cuyas pocas citas se concentran en dicha provincia. Aunque finalmente no pudimos dar con ella, el viaje nos deparó un gran número de especies y ejemplares de reptiles y también algunos anfibios.

Empezamos en Crevillente, donde visitamos la única población valenciana de tritón pigmeo (Triturus pygmaeus) que como comentaba en otra entrada es fruto de una introducción bastante reciente. Esta vez acudimos de noche, pudiendo ver a los adultos activos, algunos de ellos incluso cazando invertebrados. Además, vimos ya algunas larvas.

Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus) macho

Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus) hembra

Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus) larva

 Además de los tritones, pudimos ver por la zona un precioso ejemplar de sapo corredor (Epidalea calamita). Aunque he visto cientos de ejemplares de esta especie, este en concreto es de los más bonitos, con un patrón jaspeado que lo hacía similar a un sapo verde (Bufotes viridis), especie centroeuropea. 

Sapo corredor (Bufo calamita) de curiosa coloración

Sapo corredor (Bufo calamita

Y esta noche fue de hecho lo único que dedicamos a los anfibios, animales más bien escasos en la árida provincia de Alicante. Esta tierra es, sin embargo, estupenda para los reptiles. Las altas temperaturas y la abundancia de hábitats adecuados hacen que muchas especies se presenten en densidades más elevadas y alcancen mayor tamaño que en otras zonas. Además, la escasa cobertura vegetal facilita la detección de los ejemplares. 

No voy a ir en orden cronológico esta vez, sino que os presentaré los diferentes ejemplares que vimos agrupados por especies. Tal vez uno de los reptiles más característicos de Alicante sea el lagarto bético (Timon nevadensis). Pudimos ver tanto juveniles, como subadutos y una enorme hembra adulta. Una especie preciosa, quizá no tan llamativa como su hermano el lagarto ocelado pero bien adaptado a estas zonas más secas.

Lagarto bético (Timon nevadensis) juvenil

Lagarto bético (Timon nevadensis) subadulto

Lagarto bético (Timon nevadensis) subadulto, detalle

Lagarto bético (Timon nevadensis) hembra adulta

Pero fueron las serpientes las auténticas protagonistas de la expedición, pues aparecieron todas las especies presentes en la provincia excepto las más raras (la ya mentada culebra de cogulla, la de collar y la víbora hocicuda). La primera que vimos fue un enorme macho de culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) que como suele ser costumbre se escabulló a gran velocidad en su refugio sin poderlo fotografiar. Algún día será...

Poco después encontramos un pozo abandonado de donde sacamos un adulto de culebra de escalera (Rinechis scalaris) y un macho subadulto de culebra bastarda. Al ser una zona bastante seca, Alicante está lleno de antiguas construcciones hidráulicas abandonadas como albercas, aljibes y pozos que son trampas mortales para nuestros reptiles.

El peligroso pozo ya corregido con un tronco

Culebra de escalera (Rinechis scalaris)

De estos ejemplares, el gran adulto de culebra de escalera (115 cm) tenía la particularidad de presentar la escama rostral de color blanco, algo que nunca habíamos visto en esta especie hasta ahora. Estaba bastante bien de salud, por lo que no debía llevar mucho tiempo en el pozo.

Culebra de escalera (Rinechis scalaris)

Culebra de escalera (Rinechis scalaris)

La culebra bastarda en cambio estaba algo más delgada y sucia, pero bastante saludable también. A pesar de su tamaño no muy grande (70-80 cm) presentaba ya el patrón uniforme típico de los ejemplares adultos, y como no la mirada feroz de todas las Malpolon.

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus)

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus)

En una enorme alberca que había no muy lejos del pozo encontramos una enorme culebra viperina de casi 80 cm, un tamaño bastante considerable para esta especie. Como a las anteriores serpientes, la sacamos del efecto trampa liberándola en las inmediaciones.

Culebra viperina (Natrix maura) inmensa

El último rescate, ya en otra zona, fue el de un subadulto de culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis) que sacamos de otra alberca. Una especie bastante abundante en estas zonas cálidas, pues ya rescatamos otro ejemplar en nuestra última visita por aquí.

Culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis)

El último día visitamos una zona rocosa donde sospechábamos que podía hallarse la culebra de cogulla pero lo que encontramos fueron hasta tres ejemplares de culebra lisa meridional (Coronella girondica) en un espacio bastante reducido, una densidad muy buena para esta especie.

Hábitat de Coronella girondica en Alicante

Culebra lisa meridional (Coronella girondica) juvenil

Culebra lisa meridional (Coronella girondica) adulto

Culebra lisa meridional (Coronella girondica) adulto, detalle

Y acabo con algo que no es un herpeto, el saltamontes narigudo Truxalis nasuta, que pudimos observar cercano al hábitat de las culebras lisas y me resultó bastante curioso. En la próxima entrada espero traeros algunas aves interesantes, nos vemos!

6 comentarios:

  1. Hola Luis, como siempre una estupenda e interesantísima entrada, ¡que de herpetos!, no sabía que había tantos en nuestras tierras.como ya te comenté eso es que hay que saber mirar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Carlos! Por cierto, ya te envíe mi número al correo. Este finde quizá hagamos otra salida, vente y te enseñamos a mirar!

    Saludoos

    ResponderEliminar
  3. A tope con las serpientes, yo de momento sólo estoy viendo las culebras viperinas. A ver qué tal en la próxima entrega con las aves.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya solo me quedan las más raras! Esta primavera está siendo espectacular para los herpetos en mi zona, ha llovido como nunca en invierno y eso se nota. Y en las aves también, ya lo verás.

      Saludos levantinos

      Eliminar
  4. Hola Luis!
    Verás, yo soy de la provincia de Alicante, en concreto de Crevillente, justamente.Tengo 16 años y soy un gran aficionado de la fauna en general, pero concretamente de los reptiles y anfibios. Me encanta salir a buscar herpetos, y suelo frecuentar parajes naturales y zonas limítrofes a mi domicilio. De qué manera podría ponerme en contacto contigo? , para conversar al respecto de forma más privada. 😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marcos! Pues un placer conocer a otro aficionado herpetólogo de mi tierra. Te dejo mi correo. Pásame tu whatsapp y hablamos ;)

      lusalmart@gmail.com

      Eliminar