viernes, 6 de enero de 2017

Manjavacas: Entre grullas y bigotudos

Esta vez he tardado menos en escribir de nuevo por aquí. Ayer, junto a mis amigos Iván Moya, Juanjo García y Víctor París estuvimos pasando el día en el entorno de la Laguna de Manjavacas. Esta laguna se encuentra en la provincia de Cuenca, cerca del límite con Ciudad Real, y junto a otras muchas forma parte de la llamada "Mancha Húmeda", sin duda una de las mejores zonas de pajareo de nuestro país.

Esta laguna es de los mejores lugares en Iberia para observar al bigotudo (Panurus biarmicus), un pequeño y llamativo habitante de los carrizales que se encuentra en declive en muchos otros lugares. Lo primero que vimos, no obstante, fue un numeroso bando de grullas (Grus grus) en un campo de cereal próximo a la laguna. Resultaría ser la especie de ave más numerosa a lo largo del día.

Bando de grullas (Grus grus)

Llegamos a la laguna y nos pusimos a recorrer los carrizales. No tardamos en ver el primer bando de bigotudos, pero solamente durante unos pocos segundos en los que volaron desde el carrizo y enseguida se volvieron a esconder. Aunque estuvimos gran parte de la mañana en el lugar y los observamos varias veces, no conseguimos hacer ninguna foto. Esta especie vive en el interior del carrizal y solo se dejaban ver cuando volaban brevemente cambiando de sitio, así que apenas pudimos observarlos bien. Una excusa para volver.

Hábitat del bigotudo (Panurus biarmicus)

Mientras buscábamos bigotudos pudimos observar algunas otras aves como escribano palustre (Emberiza schoeniclus), bisbitas (Anthus sp.) o los abundantes aguiluchos laguneros (Circus aeruginosus). 

Aguilucho lagunero (Circus aeruginosus)

Aguilucho lagunero (Circus aeruginosus)

Pero las aves más observada fueron nuevamente las grullas, pues empezaron a llegar numerosos grupos hacia cierta zona de la laguna, algunos pasando bastante cerca de nosotros.

Grullas (Grus grus)

Grullas (Grus grus)

Grullas (Grus grus)

Para mí, que he visto muy pocas veces a esta especie, y nunca en estas cantidades, fue un espectáculo tremendo cuando un bando tras otro empezó a pasar sobre nuestras cabezas. En muchos casos, como en la foto anterior, la pareja de adultos estaba acompañada por sus pollos de este año. En cierto momento llegó un grupo muy numeroso y sus siluetas y trompeteos llenaron el cielo.

Grullas (Grus grus)

Grullas (Grus grus)

Continuarían pasando ejemplares a diferentes distancias a lo largo de todo el día, concentrándose todos en el mismo punto. Calculo que superarían ampliamente el millar de ejemplares, si no varios millares de ellos.

Grulla (Grus grus)

Grulla (Grus grus)

Grullas (Grus grus)

Cuando nos cansamos de perseguir a los inquietos bigotudos decidimos echar un vistazo a la laguna. No sin antes pasar por unos campos encharcados junto a la carretera donde algunos limícolas se dejaron ver y fotografiar a una distancia decente. Las más bonitas, sin duda las avefrías (Vanellus vanellus). 

Avefría (Vanellus vanellus)

Avefría (Vanellus vanellus)

También había un correlimos menudo (Calidris minuta) que se mostró muy confiado, y algunos correlimos comunes (Calidris alpina) algo más lejos.

Correlimos menudo (Calidris minuta)

Correlimos menudo (Calidris minuta)

Correlimos comunes (Calidris alpina)

En la laguna mucho pato y bastante lejos. Vimos especialmente cucharas (Anas clypeata), pero también azulones (Anas platyrhynchos), cercetas (Anas crecca), un par de silbones (Anas penelope), un flamenco (Phoenicopterus roseus) y algunas grullas. Nos pasó por encima un milano real (Milvus milvus), del que veríamos varios a lo largo del día. Mala foto, pero una de las rapaces más bonitas.

Milano real (Milvus milvus)

Nuestro siguiente destino era la laguna de Pedro Muñoz, que resultó estar dominada por un inmenso bando de gaviotas sombrías (Larus fuscus). En cierto momento se levantaron y llenaron literalmente el cielo de blanco. Espectacular ver tantas aves juntas.


Laguna de Pedro Muñoz

Gaviotas sombrías (Larus fuscus)

Gaviotas sombrías (Larus fuscus)

Gaviotas sombrías (Larus fuscus)

Mis compañeros conocían la existencia de un par de encinas (Quercus rotundifolia) milenarias de gran tamaño en esta zona, en concreto un ejemplar parece ser la encina más grande de toda España (lo que la convierte en la mayor del mundo). Tras un rato buscándolas llegamos a ellas. Unos ejemplares verdaderamente espectaculares,  auténticos colosos vegetales, supervivientes a varios siglos de historia. Aunque en las fotos quizá no se aprecie del todo el tamaño, cada árbol era casi como un bosque en sí mismo.

Ejemplar milenario de encina (Quercus rotundifolia)

Ejemplar milenario de encina (Quercus rotundifolia)

Para agotar el día volvimos a la zona de los bigotudos sin mucha suerte, aunque yo pude ver un ejemplar macho en mejores condiciones que durante la mañana. Únicamente se dejó fotografiar uno de sus vecinos, este simpático buitrón (Cisticola juncidis).

Buitrón (Cisticola juncidis)

Y con un bando de grullas al atardecer manchego acabo esta entrada. Desde aquí agradezco a mis compañeros que me invitaran a participar en esta fantástica excursión. Ahora tocan unos días de parón y estudio, y pronto estaré de nuevo en esta ventana natural con todos vosotros.


6 comentarios:

  1. Puffff, hace ya dos años que no voy por los humedales manchegos, con lo provechosos que son siempre. La última vez pillé el paso prenupcial de las limícolas en Manjavacas y fue una bestialidad. Echa un vistazo si te apetece ver qué se cuece allí en esa época:

    http://entreviajesypollos.blogspot.com.es/2015/05/de-belmonte-la-mancha-humeda.html

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, veo queque también disfrutaste lo tuyo. Que guapos esos combatientes con su traje de gala. ¡Si es que estos sitios nunca defraudan!

      Saludos

      Eliminar
  2. Estupendo reportaje, un gran dia el que pasasteis por allí y ademas hay que volver a pillar algún bigotudo.
    A ver si me animo y empiezo yo tambien a mover mi blog que hace un año que no actualizo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece muy difícil ver bien a los bigotudos, son muy tímidos. ¿Se verán mejor en primavera con el celo? Seguro que volvemos a comprobarlo. Espero también ver pronto esas novedades ende tu blog.

      Un saludo

      Eliminar
  3. Buena sesión manchega, que gozada. Un abrazo desde el Norte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Germán. Otro abrazo desde el Sur.

      Eliminar