sábado, 13 de mayo de 2017

Descubriendo la Sierra de Segura

Hoy os traigo la que seguramente será de las entradas más largas del blog, si no la que más. Y la ocasión lo merece. Ayer regresé del que sin duda será uno de mis viajes naturalistas del año, tres días recorriendo la Sierra de Segura, ese gran espacio natural de las serranías penibéticas que llevaba mucho tiempo queriendo visitar. Y ha sido gracias a mis amigos Pablo Vicent y Carlos Ortega que una vez más me han acompañado en esta expedición.

Uno de los motivos de este viaje para mí era sin duda conocer al gran Carlos Rossi, uno de los mayores conocedores de estas sierras y su biodiversidad. Gracias a él hemos conocido algunos de los mejores rincones y sin su ayuda no habríamos visto ni la mitad de cosas. Desde aquí os recomiendo visitar su fantástico blog si no lo conocéis. 

Pues bien, vamos a ello. Empezamos por el nacimiento del río Mundo, donde a parte de deleitarnos con el maravilloso panorama que forman el agua y la roca nuestro objetivo era encontrar la endémica lagartija de Valverde (Algyroides marchi) una especie que solamente se haya en estas sierras. Encontrar a este reptil era para mis compañeros uno de los objetivos principales también del viaje entero.



Aunque la meteorología no era muy favorable y nos costó bastante finalmente dimos con ellas, pudiendo observar varios ejemplares, adultos y juveniles. Un saurio verdaderamente precioso, con esos tonos broncíneos en su dorso y amarillo intenso en el vientre.

Lagartija de Valverde (Algyroides marchi)

Lagartija de Valverde (Algyroides marchi)

El género Algyroides tiene una distribución curiosa, testigo de antiguas eras geológicas cuando el Mediterráneo estuvo desecado. Los parientes más cercanos de nuestra lagartija de Valverde se encuentran en islas como Córcega y Cerdeña, así como en Grecia y los Balcanes. 

Lagartija de Valverde (Algyroides marchi)

Lagartija de Valverde (Algyroides marchi)

La lagartija no es el único endemismo que vive al amparo de las frescas rocas del Mundo. También podemos encontrar aquí a una peculiar planta carnívora, Pinguicola mundi, que se haya también en unos pocos lugares de estas serranías ibéricas.

Pinguicola mundi

Pinguicola mundi

Tras este lugar nuestro siguiente destino eran un par de puntos donde Carlos sabía que podríamos ver algunos anfibios interesantes. Por el camino nos fue mostrando numerosas especies de orquídeas,  la mayoría nuevas para mí, demostrando que esta zona es también uno de los mejores lugares de España para ellas.

Limodorum abortivum

Orchis cazorliensis

Dactylorhiza sulfurea

Cephalantera longifolia

Orchis langei

Llegamos a la laguna de la Hueta, donde pudimos ver y oír numerosas ranitas meridionales (Hyla meridionalis) de varios colores, así como una hembra de tritón pigmeo (Triturus pygmaeus).

Ranita meridional (Hyla meridionalis)

Tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

Tras disfrutar de este lugar fuimos hacia una fuente donde cría el sapo patero bético (Alytes dickhilleni), el otro endemismo herpetológico de estas tierras. Ya antes de llegar nos topamos con un par de ejemplares. Esta especie se parece mucho al sapo partero común pero se distingue por la ausencia de puntos rojos o anaranjados y por presentar manchas de color verdoso, más numerosas en algunos ejemplares como los que vimos.

Sapo partero bético (Alytes dickhilleni)

Sapo partero bético (Alytes dickhilleni)

En la fuente además de numerosas larvas de partero había también alguna de salamandra (S. salamandra morenica) aunque el adulto no apareció a pesar de la lluvia. El último anfibio de la noche fue un joven sapo común, que vimos ya sin Carlos cerca del lugar donde acampamos. 

Larva de salamandra

Sapo común (Bufo spinosus)

El día siguiente amaneció con un tiempo desapacible que amenazaba lluvia. Aún así nos dirigimos hacia nuestro siguiente objetivo, la laguna de Siles, que Carlos nos había recomendado como un lugar donde poder observar al eslizón tridáctilo (Chalcides striatus). En este caso fallamos el tiro, y los eslizones no aparecieron, pudiendo observar bastantes lagartos ocelados (Timon lepidus), sapos corredores (Epidalea calamita) y una joven culebra bastarda (Malpolon monspessulanus) a punto de mudar la piel.

Prados junto a la laguna de Siles

Lagarto ocelado (Timon lepidus)

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus)

Aun así observamos una especie nueva de reptil para los tres, la lagartija cenicienta (Psammodromus hispanicus). En Valencia tenemos lagartijas cenicientas, pero son de otra especie (P. edwarsianus) distinguible por ciertos detalles en las escamas. Además, este macho en celo era mucho más verdoso que ninguna de las cenicientas que he visto allí.

Lagartija cenicienta (Psammodromus hispanicus)

A la tarde nos juntamos de nuevo con Carlos para descubrir las partes altas de la Sierra, donde tenía la esperanza de ver por fin algún ejemplar de quebrantahuesos, la última rapaz ibérica que me falta por observar. Estos increíbles animales llegaron a desaparecer de la zona pero gracias a un exitoso programa de reintroducción hoy tenemos ya un par de parejas reproductoras. 

Aquí la meteorología nos volvió a jugar una mala pasada, pues apenas vimos alguna rapaz. Únicamente se dejaron ver algunas orquídeas, como esta preciosa Orchis purpurea. Y unos increíbles paisajes.

Orchis purpurea

Vimos también cabras monteses (Capra pyrenaica). La primera un poderoso macho de los que ya se ven pocos y que por desgracia se fue antes de que lo pudiera fotografiar. Después un grupo de hembras y jóvenes, ya con poca luz, pero que se portaron bastante mejor.

Cabra montés (Capra pyrenaica)

Cabra montés (Capra pyrenaica)

¡Y de algo tenía que servir toda esta lluvia! Mientras volvíamos ya a la noche se nos cruzó por el camino un precioso adulto de salamandra (Salamandra salamandra morenica) curiosamente en plena zona de olivar. Un buen broche final a nuestro paso por la Sierra de Segura.

Salamandra común (Salamandra salamandra morenica)

Salamandra común (Salamandra salamandra morenica)

Salamandra común (Salamandra salamandra morenica)

Y aquí acaba esta crónica. De nuevo agradecer a mi amigo Carlos su compañía y todo su conocimiento sobre este fantástico lugar al que esperamos volver pronto, pues todavía tiene mucho que ofrecer. Me despido con una bonita culebrilla ciega, que vimos por Albacete durante nuestro camino de regreso. ¡Próximamente, la entrada 50 del blog!


lunes, 24 de abril de 2017

Más herpetos y otros bichos

Esta entrada va a ser un pupurri de varias salidas, cortas o largas, que he ido haciendo estas últimas semanas para ver herpetos. En muchas de ellas, no obstante, han aparecido especies animales muy interesantes pertenecientes a otros grupos zoológicos que también os mostraré. 

Empiezo con un bonito juvenil de camaleón (Chamaeleo chamaeleon) que pudimos observar en una prospección que dedicamos a la única población de la especie en la provincia de Valencia, población debida a una introducción relativamente reciente. Como siempre una especie bastante difícil, y a pesar de ser muchos este fue el único ejemplar que se dejó ver. 

Camaleón común (Chamaeleo chamaeleon)

Retrocedo una semana para hablar de una excursión que hicimos a la Sierra del Toro, en este caso por un paraje diferente a otras veces que hemos visitado la zona, el Pozo Junco. En esta excursión aparte de los amigos con los que suelo salir de campo (con Pablo, un nuevo fichaje) nos acompañó Carlos Sarabia, quien pasa por ser la primera persona que conozco personalmente a través de este blog. Desde aquí le agradezco su compañía y recomiendo a todos visitar su blog.

Nuestro objetivo del día una vez más era la culebra lisa europea, que como no volvió a fallarnos. Aun así vimos bastantes cosas. De camino se nos cruzaron hasta tres zorros (Vulpes vulpes) por la carretera. Uno de ellos era extraordinariamente confiado hasta el punto de poder bajar del coche y afotarlo a pocos metros. 

Zorro (Vulpes vulpes)

Zorro (Vulpes vulpes)

De herpetos vimos las especies habituales de anfibios en números altos. Destacar el gran número de sapos parteros (Alytes obstetricans pertinax) bajo piedras cerca de las charcas. Entre ellos varios machos portando la puesta.

Sapo partero común (Alytes obstetricans)

De reptiles vimos muchas lagartijas ibéricas, algún eslizón y un precioso macho de lagarto ocelado (Timon lepidus) bastante grande aunque no enorme.

Lagarto ocelado (Timon lepidus)

Lagarto ocelado (Timon lepidus)

No todo fueron herpetos aquí pues vimos fugazmente algunos mirlos capiblancos (Turdus torquatus) y lo mejor para mí, la mariposa montañesa primaveral (Erebia epystigne). Son las Erebia mariposas típicas de la montaña y tenía muchas ganas de ver una. Esta especie es además de las más amenazadas y la primera en emerger cada año.

Montañesa primaveral (Erebia epystigne)

A la vuelta paramos en una zona cerca de Líria donde hay una serie de acequias y aljibes donde suelen caer sapos comunes (Bufo spinosus) que mueren a decenas y donde solemos ir a realizar rescates (ver esto). Conseguimos salvar dos ejemplares, además de un subadulto de culebra de escalera que sacamos de un aljibe cercano.

Sapo común (Bufo spinosus)

Culebra de escalera (Rhinechis scalaris)

Culebra de escalera (Rhinechis scalaris)

Estos días de vacaciones los he pasado en Camporrobles, donde el encuentro más destacado ha sido un agresivo macho subadulto de culebra bastarda (menudos saltos pegaba para morder). Al final se calmó un poco y pude afotar su intensa mirada. Me encanta esta especie, nunca me cansaré de verlas.

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus)

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus)

Y volvería a verla al día siguiente, cuando junto a un par de amigos recorrimos algunos lugares de Aliaguilla y Talayuelas. Hice pocas fotos ese día, pero os dejo un juvenil de ocelado además de la pequeña Malpolon que vimos. A ver para cuándo un macho grande.

Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus)

Lagarto ocelado (Timon lepidus)

Lagarto ocelado (Timon lepidus) en su hábitat

Del resto de cosas pudimos ver un lance de caza protagonizado por un águila culebrera (Circaetus gallicus) que tras un picado espectacular se elevó con una serpiente en las garras y la engulló en el aire. Lástima que estuviera bastante lejos. También una hembra de la araña mariquita (Eressus kollari), especie rara y curiosa que siempre se agradece ver.

Araña mariquita (Eressus kollari)

Y el atardecer nos obsequió un adulto de culebra lisa meridional (Coronella girondica). Debo llevar ya unos seis ejemplares este año, esta especie debe ser más abundante de lo que parece. A la noche veríamos más especies, como gallipato o sapo de espuelas, pero el cansancio ya me impidió hacer más fotos. ¡Nos vemos a la próxima!

Culebra lisa meridional (Coronella girondica)



martes, 18 de abril de 2017

Polluelas y Porrones

¡Hola de nuevo! Hoy la entrada será corta, pero con especies la mar de interesantes. Este invierno ha llovido de lo lindo en la costa levantina, como hacía años que no llovía. Esto se ha traducido en unos niveles hídricos muy altos en nuestros humedales, lo que sumado a inicio de la primavera ha propiciado unas condiciones excelentes para las aves acuáticas. Muchas especies, raras normalmente por estos lares, han encontrado las condiciones ideales para detenerse en su paso migratorio, y espero que algunas se queden a criar.

Es el caso de las polluelas, un grupo de pequeñas aves de la familia de los rálidos (parientes por tanto de fochas, gallinetas y calamones) de hábitos sumamente discretos que se presentan puntualmente todos los años por aquí. Pues bien, este año estamos teniendo una auténtica invasión. Concretamente, el Marjal del Moro se está convirtiendo en una meca para la observación de polluelas, y ya se han citado allí las tres especies del paleártico. La más numerosa, la polluela pintoja (Porzana porzana), con algún individuo bastante confiado que permite incluso hacerle fotos.

Polluela pintoja (Porzana porzana)

Polluela pintoja (Porzana porzana)

El día que hice las fotos vi unos tres individuos, aunque sólo este adulto se dejó ver bien y largo rato, mientras se alimentaba en uno de los caminos, ahora inundados, que atraviesan el humedal.

Polluela pintoja (Porzana porzana)

Ese mismo día pude ver también dos machos de polluela bastarda (Porzana parva) aunque en este caso fue más difícil fotografiarlos puesto que se escondían continuamente entre la vegetación, aunque la observación fue de primera.

Polluela bastarda (Porzana parva)

Otras aves más habituales presentes en la Marjal por estas fechas son las canasteras (Glaerola prantincola) que ya empiezan a tomar posiciones en la playa para nidificar y se dejan ver de cerca.

Canastera (Glaerola prantincola)

Pasando al segundo grupo de aves que da nombre a la entrada, la auténtica sorpresa que ha ofrecido els Moros esta primavera ha sido la presencia de una hembra de porrón osculado (Bucephala clangula), una especie verdaderamente excepcional en tierras tan meridionales. Al parecer hacía casi 25 años desde la última cita de la especie en la provincia.

Porrón osculado (Bucephala clangula)

Me pareció un ave muy original, Con esa cabezota en forma de pompón y la cola tiesa, como de malvasía. Pude verlo además sacando un pez del agua. Un ave diferente de otros porrones que tenemos por aquí. Y una escena curiosa el observarlo en una laguna en compañía de malvasías, patos colorados, rabudos o cercetas carretonas, entre otros.

Porrón osculado (Bucephala clangula)

Dejamos la Marjal del Moro y pasamos a otro importante enclave como es el Racó de l'Olla, en pleno Parque Natural de l'Albufera. Aquí también he podido observar gran cantidad de aves de múltiples especies. Los más numerosos, quizá los tarros blancos (Tadorna tadorna) junto a los omnipresentes azulones (Anas platyrhynchos). 

Tarro blanco (Tadorna tadorna)

Ánades azulones (Anas platyrhynchos)

Otras aves presentes han sido limícolas como agujas, archibebes, y combatientes. Junto a ellos flamencos, una espátula, gaviotas reidoras, charranes e incluso una gaviota enana.

Agujas colinegras (Limosa limosa), al fondo una espátula

Flamenco común (Phoenicopterus roseus)

Pero el colofón de lo observado en este enclave ha sido otro raro porrón, en este caso un porrón pardo (Aythia nyroca), el más escaso de los porrones nidificantes en España. Tan raro es, que este macho se veía obligado a cortejar hembras de porrón común acompañado de un grupo de machos de esta especie...

Porrón pardo (Aythia nyroca) junto a porrones comunes

Un ave preciosa con ese plumaje nupcial, y toda una lástima la delicada situación por la que atraviesa en nuestro país.

Porrón pardo (Aythia nyroca) y común (A. ferina)

Y acabo ya, con la primera libélula de la primavera, un macho de Anax ephippiger, recién llegado de África para alegrar con su vuelo nuestros campos.