lunes, 26 de diciembre de 2016

Hacia el Sur

Decía yo en la anterior entrada que seguramente sería la última del año dedicada a la herpetofauna, y que las próximas tendrían como protagonistas de nuevo a las aves. No obstante las malditas aunque vayas a verlas siguen sin dejarse fotografiar en condiciones, y a pesar de lo que pensaba, incluso bien avanzado Diciembre hay ciertas zonas donde pueden verse herpetos.

El pasado Jueves día 22 nos juntamos unos cuantos del grupo de amigos con el que suelo salir a herpetear y nos dirigimos al sur de Alicante, concretamente a la sierra de Crevillente, donde habíamos oído hablar de la existencia de una población introducida de tritón pigmeo (Triturus pygmaeus), la única de toda nuestra comunidad. Tras las fuertes lluvias que han azotado hace poco la costa levantina, es la ocasión perfecta para verlos en su fase acuática.

Áridos espartales alicantinos

Las tierras del sur de Alicante muestran un aspecto muy árido y desolado. A mí me recordaron a las películas de vaqueros en el oeste americano. Un lugar a priori poco adecuado para los anfibios, no obstante, existen umbríos barrancos que retienen algo de humedad.

Cortaduras de arena ricas en fósiles

Antes de ir a buscar los tritones revisamos algunas albercas donde muchas veces caen reptiles y mueren de inanición al no poder salir de ellas. Así rescatamos un pálido lagarto ocelado sureño, de la especie Timon nevadensis, de una de ellas. Estaba algo desnutrido por su estancia en la alberca, pero en forma.

Lagarto ocelado (Timon nevadensis)

Cerca de otra de las albercas encontramos una especie a la que le tenía bastantes ganas, una mantis de la especie Sphodromantis viridis. Una especie típicamente africana, que en España se observa únicamente en las áreas más cálidas del sur. Se reconoce por su tamaño grande y las manchas blancas en sus alas.

Mantis africana (Sphodromantis viridis)

Dirigiéndonos ya al barranco donde se encuentra la población de tritones tuvimos una segunda sorpresa artrópoda, en forma de una hembra de la araña lobo Lycosa hispanica, transportando sus retoños a cuestas. Preciosa escena.

Araña lobo o tarántula ibérica (Lycosa hispanica)

Araña lobo o tarántula ibérica (Lycosa hispanica)

Llegamos por fin al barranco, y no tardó en aparecer el primer ejemplar de tritón pigmeo (Triturus pygmaeus), una hembra grávida (cargada de huevos que pondrá pronto). Tras ella aparecieron más ejemplares, machos y hembras, hasta un total de siete u ocho. Nada mal para este árido entorno.

Pozas superiores del barranco

Hembra grávida de tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

Macho de tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

Mis seguidores quizá recordéis que ya había visto en Cataluña a su pariente el tritón jaspeado (Triturus marmoratus), pero fue en forma de pequeños juveniles recién metamorfoseados. Estos adultos en celo eran infinitamente más llamativos, sin duda uno de los anfibios más bellos que he visto. El tritón pigmeo es un endemismo ibérico, evolucionado a partir de una adaptación del jaspeado a un clima más mediterráneo. Es algo más pequeño que el jaspeado y la cresta de los machos es más baja, pero ambos son una delicia para la vista.

Vista de las pozas inferiores

Macho de tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

Macho de tritón pigmeo (Triturus pygmaeus)

Tras estar un buen rato disfrutando de los tritones nos fuimos del lugar en dirección a otras albercas que había que mirar para rescatar más animales que hubieran caído. Estábamos en el día más corto del año, así que nos dimos prisa. La revisión de aljibes dio como resultado el rescate de un juvenil de culebra de herradura (Hemorrois hippocrepis), especie que se estrena en el blog. Por desgracia vimos también un adulto en un pozo inaccesible que no pudimos salvar.

Culebra de herradura (Hemorrois hippocrepis)

La herradura es una culebra de origen africano, amante del calor y sin duda una de las más bonitas. Su gusto por trepar a muros y otras construcciones en busca de nidos o lagartijas es muchas veces su perdición al caer en estos efectos trampa.

Culebra de herradura (Hemorrois hippocrepis)

La última parada del día era una zona de matorral donde buscamos al camaleón mediterráneo (Chamaeleo chamaeleon), otra especie recientemente llegada a la zona. Las fechas no son las más favorables para ver a estos curiosos reptiles y no logramos encontrar ningún ejemplar. No obstante, como es costumbre en mí, os dejo unas fotos de camaleones de otra salida el pasado verano que se quedaron sin poner en el blog.

Camaleón común o mediterráneo (Chamaeleo chamaeleon)

Como veis, uno de los animales más curiosos de nuestra fauna, con esos ojos móviles, su capacidad trepadora, sus cambios de color... Verlos me transporta al norte de África, un lugar mágico que espero visitar dentro de poco... Pero eso sí que será tema para la próxima temporada. Desde aquí deseo un feliz año a todos mis seguidores, y nos vemos en la siguiente entrada.

Camaleón común o mediterráneo (Chamaeleo chamaeleon)