jueves, 21 de enero de 2016

Barranco del Carrixet y algunas aves marinas


La imagen de decenas de gaviotas reidoras posadas en fila en un cable es una de las estampas más típicas del Carraixet. Este barranco, situado en el término municipal de Alboraya, destaca por su fácil acceso desde la ciudad de Valencia (en metro, parada Alboraya-Peris Aragó) y también por la facilidad con que se observan algunas aves que suelen ser escondedizas y aquí están más acostumbradas a la gente.

Calamón (Porphyrio porphyrio)

El ave residente más típica aquí es el calamón (Porphyrio porphyrio). Este es el mejor lugar que conozco para verlos, habiendo unas cinco o seis parejas en menos de 1 Km de cauce que se dejan observar a pocos metros.

Calamón (Porphyrio porphyrio)

Muchas de ellas han criado este invierno, y es posible ver ejemplares juveniles junto a los adultos. El verlos tan cerca permite fijarse en detalles como la gran longitud de sus dedos, para lo que yo veo varias funciones. Les sirven tanto para poder andar sobre la vegetación flotante sin hundirse, como para trepar por los carrizos y para sostener los tallos vegetales que les sirven de alimento.

Calamón (Porphyrio porphyrio)

Otro detalle es la "borla" de blanco plumón que tienen bajo la cola, que sirve como semáforo territorial, pues ante la presencia de un intruso en su tramo de barranco, levantan la cola invitándole a marcharse. Aunque como he podido ver en algunas ocasiones, esto no siempre funciona y las peleas no son raras.

Calamón (Porphyrio porphyrio)

Además de los "gallos azules" otra de las aves fáciles de ver aquí son las garcillas cangrejeras (Ardeola ralloides) que a diferencia de otros lugares no migran en invierno y permanecen todo el año en el Carraixet. Esta mañana he podido contar hasta tres individuos.

Garcilla cangrejera (Ardeola ralloides)

Se trata de una especie muy sigilosa y discreta, aunque aquí son bastante confiadas. Su aspecto rechoncho puede llevar a engaño, pues es capaz de estirar su cuelo hasta límites inverosímiles para atrapar los insectos acuáticos y pequeños peces que le sirven de presas.

Garcilla cangrejera (Ardeola ralloides)

Y cuando emprende el vuelo, sus colores se transforman, pasando de esos tonos pardos con los que se camufla tan bien a ser una bola blanca. Seguramente esto también le sirve para alertar al resto de habitantes de humedal de la presencia de algún peligro.

Garcilla cangrejera (Ardeola ralloides)

De entre los pájaros más pequeños pueden verse aquí fácilmente a los martines pescadores (Alcedo attis) aunque tan nerviosos como siempre y difíciles de fotografiar. También pude detectar un pechiazul (Luscinia svecica) y otros pajarillos más comunes como petirrojos, mosquiteros, jilgueros, escribanos palustres o currucas cabecinegras. Entre los limícolas puede ver este chorlitejo chico.

Chorlitejo chico (Charadrius dubius)

Además conseguí localizar un par de agachadizas comunes (Gallinago gallinago). Este pájaro de enorme pico es muy escondedizo y difícil de localizar en muchos humedales, pero aquí se pueden ver muchas veces al descubierto. Eso sí, hay que fijarse bien porque su plumaje críptico las disimula con el entorno.

Agachadiza común (Gallinago gallinago)

Agachadiza común (Gallinago gallinago)

Hacia el final del barranco desaparece la vegetación y nos encontramos con una zona de aguas abiertas.


Aquí es fácil ver grupos grandes de fochas comunes, que se sumergen para alimentarse de la vegetación del fondo. Algunas, más apartadas, estaban ya enfrascadas en la construcción de sus nidos, y pude ver también algunas disputas territoriales.

Focha común (Fulica altra)

Focha común (Fulica altra) acarreando material al nido

También un solitario cormorán grande monta la guardia en la desembocadura del Carraixet.

Cormorán grande (Phalacrocorax carbo)

A pesar de contar con aguas de bastante calidad, no se libra sin embargo el Carraixet de la lacra de las especies invasoras, pues por ahí se soleaba un galápago de florida.

Galápago de florida (Trachemys scripta)

Y no solo animales, también plantas, como esta mata del tóxico ricino (Ricinus communis). 

Ricino (Ricinus communis)

Y unas matas de papiros que harían sentirse como en casa al mismísimo Tuntankamón...

Papiro (Cyperus papirus)

Ya en la playa, se puede disfrutar de la observación, normalmente lejana, de diferentes especies de aves marinas. Estos días atrás se ha estado observando una pareja de serretas medianas (Mergus serrator) cerca de la orilla. Yo no las vi esta mañana, pero os pongo una foto de archivo de un ejemplar que vimos en el Moro el pasado Diciembre, eso sí, a contraluz...

Serreta mediana (Mergus serrator) Marjal del Moro 8/12/2015

Lo que sí puede ver fueron bastantes alcas (Alca torda) frente a la playa, y es que si otros años ver un alca en la costa valenciana era algo de lo que te podías sentir satisfecho, este año estamos teniendo casi una invasión. Para hacernos una idea, esta mañana había más alcas frente a la playa que cormoranes, incluso más del doble. Como estaban bastante lejos, vuelvo a tirar de archivo.

Alcas (Alca torda) El Saler 9/1/2016

Aunque este año abunden, siempre es un placer ver a estas curiosas aves, que son los equivalentes ecológicos de los pingüinos en el hemisferio norte. Sus habilidades buceadoras son notables, pudiendo aguantar casi diez minutos sin respirar y recorrer más de cien metros bajo el agua en pos de los peces, nadando con sus alas como los pingüinos (observación personal).

Alcas (Alca torda) El Saler 9/1/2016

Otras aves que se pueden ver por estos mares son los enormes alcatraces (Morus bassanus), protagonistas de innumerables documentales. Y con razón, pues es todo un espectáculo verlos zambullirse en picado desde gran altura en busca de peces. Hoy solo he visto uno lejano, pero en Diciembre pude disfrutar de varios ejemplares pescando cerca de la playa frente al Parque Natural de L'Albufera.

Alcatraz atlántico (Morus bassanus) El Saler 24/12/2015

Alcatraz atlántico (Morus bassanus) El Saler 24/12/2015

Y para acabar pongo una "cutrefoto" de otra de la que quizá sea el ave más representativa del golfo de Valencia en invierno, la amenazada pardela balear (Puffinus mauretanicus), que suelen dejarse ver en bandos considerables, no muy lejos de la orilla.

Pardelas baleares (Puffinus mauretanicus) El Saler 24/12/2015