miércoles, 4 de mayo de 2016

Difícil parecía de superar...

...y sin embargo la superamos. Sí, después de la fantástica excursión herpetológica que tuvimos a finales de Marzo por el linde entre Valencia y Cuenca volvimos a reunirnos este Domingo para volver a disfrutar de semejante paraíso y tratar de buscar algunas especies que aún se nos resisten. Y no pudo ir mejor la cosa, vimos prácticamente todo lo visto en la anterior salida además de un par de sorpresas.

Lagarto ocelado (Timon lepidus). Veríamos hasta siete a lo largo del día.

Comenzamos nuestra jornada como la última vez, en Camporrobles. En Marzo la prospección de los alrededores del Lavajo de la Vereda no fue nada fructífera, sin embargo nada más llegar encontramos un precioso juvenil de lagarto ocelado (Timon lepidus) y un adulto de sapo corredor (Bufo calamita).

Lavajo de la Vereda de Camporrobles

Para varios amigos era su primer encuentro con el lagarto ocelado, mientras que otro no veía esta especie desde hacía bastante tiempo, por lo que fue un gran comienzo.

Lagarto ocelado (Timon lepidus) camporruteño

Sapo corredor (Bufo calamita)

Pero aún iba a ser mejor, pues poco rato más tarde apareció una especie nueva para todos menos para mí (pues ya la vi en otra ocasión en la misma zona), la culebra lisa meridional (Coronella girondica). Esta serpiente es de las más esquivas debido a sus hábitos nocturnos, es de pequeño tamaño y se alimenta principalmente de pequeños reptiles, lagartijas y salamanquesas sobre todo. 

Culebra lisa meridional (Coronella girondica)

Culebra lisa meridional (Coronella girondica)

Por último, apareció otro ejemplar de sapo corredor, de un tono más verdoso. Me alegra comprobar que esta especie continúa presentando una buena situación en el término.

Sapo corredor (Bufo calamita)

Tras este fenomenal comienzo pusimos rumbo a Sinarcas, aunque sus lavajos no nos reportaron ninguna observación de relevancia. Los niveles de agua eran menores que la última vez. Así, pues, nos desplazamos al Arroyo de la Hoz, en Talayuelas, donde probamos suerte de nuevo con la culebra de collar (Natrix astreptophora), con idéntico resultado. Bueno,  al menos eso nos da una excusa para volver. Lo que sí pudimos observar fue algún eslizón ibérico (Chalcides bedriagai) y una cría de culebra viperina (Natrix maura) de un tono porcelana precioso.

Eslizón ibérico (Chalcides bedriagai)

Culebra viperina (Natrix maura)

Como no había suerte en el río, nos encaminamos a la laguna pequeña de Talayuelas. Allí tuvimos un momento fantástico con bichos apareciendo por todas partes. Lo primero fueron de nuevo un par de juveniles de lagarto ocelado (Timon lepidus). No pudimos ver adultos en todo el día, seguramente por que el frío de la jornada (no pasó de 15ºC) les haría permanecer ocultos en sitios inaccesibles para nosotros.  También apareció un sapillo moteado (Pelodytes punctatus) de coloración oscura.

Lagarto ocelado (Timon lepidus)

Sapillo moteado (Pelodytes punctatus)

Poco después apareció un inmenso ejemplar de culebrilla ciega (Blanus cinereus), quizá de la talla máxima que puede alcanzar su especie. Era verdaderamente gruesa y seguramente muy vieja. No veríamos más que otro ejemplar en el resto del día, y para varios compañeros esta era de nuevo una especie que no habían visto nunca.

Culebrilla ciega (Blanus cinereus)

Culebrilla ciega (Blanus cinereus)

Vimos además más fauna por la zona, como un ejemplar de topillo de Cabrera (Microtus cabrerae) que encontramos sorprendentemente bajo una piedra y se escabulló pronto. Y una araña negra de aspecto inquietante que al principio identificamos como una viuda negra (Latrodectus tredecimguttatus) pero resultó ser otra especie (Uroctea durandi).

Uroctea durandi

Nuestro último destino era la laguna grande, donde probamos suerte con los anfibios que nos faltaban (sapo de espuelas y sapillo pintojo) sin éxito. Pudimos ver algún lagarto más y lo que fue el culmen de la salida, una pasada de culebra de escalera (Rhinechis scalaris) casi adulta, apenas se le notaban los travesaños.

Culebra de escalera (Rhinechis scalaris)

Culebra de escalera (Rhinechis scalaris)

Para algunos amigos era de nuevo un bimbo, y la disfrutamos largo rato, comportándose de un modo bastante agresivo aunque esta especie es completamente inofensiva para las personas.

Culebra de escalera (Rhinechis scalaris)

No vimos más cosas por falta de tiempo, pues es tan bueno el sitio que pasábamos más tiempo con un herpeto delante que buscándolos, increíble. Los últimos y que no podían faltar fueron un par de gallipatos (Pleurodeles watl) con el típico color negro que presenta esta población. Uno de ellos era bastante grande, casi 25 cm.

Gallipato (Pleurodeles watl) juvenil

Gallipato (Pleurodeles watl) adulto

Hubo también algo de tiempo para la flora, viendo orquídeas como Ophrys lutea en Camporrobles y Ophrys speculum en Talayuelas, o el nazareno Muscari comosum.

Ophrys lutea

Ophrys speculum

Muscari comosum

Acabamos algo cansados pero inmensamente satisfechos. De nuevo agradecer a Carlos, Pablo, Antonio, Rubén y Miguel que pasaran conmigo esta jornada estupenda. Varios compañeros son también blogueros de naturaleza, y aquí os dejo sus páginas donde han puesto o pondrán su versión sobre este día:

Blog de Antonio y Rubén: Buscando bichos en Valencia
Blog de Pablo: Ese sitio del Bosque

Y acabo con una vista de la laguna grande de Talayuelas. Si todo va bien, en dos semanas volveremos a este paraíso a disfrutar de su fauna.


8 comentarios:

  1. Desde luego que esta si que es difícil de superar, menuda sesión potente que os pegasteis. Las fotos son una pasada, un abrazo desde Cantabria Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Germán, desde luego si la superamos ya entraríamos en los anales de la historia herpetológica jeje
      Un saludo

      Eliminar
  2. Hola Luis, otra gran entrada y una lista de especies espectacular.Enhorabuena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Anda que no me encantaría unirme a vuestras salidas, os salió apoteósica.
    A la lisa meridional sólo la he visto una vez, cuando hace tres años sorprendí a una al lado de una pista forestal muy temprano.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes Carlos, si algún día te acercas por Valencia no dudes en avisarme y te enseño este lugar tan fantástico. A mi también me gustaría unirme a alguna de tus salidas andaluzas ;)

      Saludos desde Levante

      Eliminar