martes, 26 de abril de 2016

Primavera en Chera

Estamos a finales de Abril, y entramos ya la mejor época del año para salir a disfrutar del campo. Con la primavera, la flora y fauna alcanzan su máximo apogeo, y es la mejor época para observar numerosas especies, en algunos casos incluso la única. 

Este Sábado quedamos un par de amigos para pasar el día recorriendo el término de Chera, aquí en Valencia. El día prometía, con un tiempo soleado y más conociendo la gran biodiversidad que presenta esta zona, englobada en el recientemente declarado Parque Natural Chera-Sot de Chera.

Pico Ropé

A lo largo de la jornada fuimos recorriendo distintos lugares del término, buscando disfrutar de todos los ecosistemas. El primer sitio al que nos dirigimos fue el pico Ropé, cima emblemática del término, con una interesante microrreserva de flora. De camino fuimos viendo algunas mariposas, destacando la arlequín (Zerynthia rumina), la cual tenía bastantes ganas de ver y resultó ser abundante. 

Arlequín (Zerynthia rumina)

Arlequín (Zerynthia rumina)

Doncella punteada (Melitaea cinxia)

Blanca esbelta (Leptidea sinapsis)

También tuvimos la suerte de encontrar un ejemplar de la orquídea becada (Ophrys scolopax). Esta especie también es nueva para mí, más llamativa que otras orquídeas que conozco. El nombre le viene por su parecido a la cabeza de una becada (Scolopax rusticola), parecido que yo no veo por ninguna parte, la verdad.

Ophrys scolopax

Ophrys scolopax

Ya en la cima, pudimos observar algunas aves, como cuervos, aviones roqueros o dos culebreras. Por desgracia todos muy lejos, así que os dejo sólo una foto testimonial de una culebrera (Circaetus gallicus) y aunque vimos más aves, no pude fotografiar ninguna en condiciones en todo el día. Eso sí, los cantos del ruiseñor (Luscinia megarhynchos) y del chochín (Troglodytes troglodytes) estaban por todas partes. 

Culebrera (Circaetus gallicus)

Tras un buen almuerzo visitamos la microrreserva de flora, situada en la umbría del pico, que alberga especies como el quejigo (Quercus faginea), la gayuba (Arctostaphyllos ulva-ursi) el arce (Acer opalus granatense), el mostajo (Sorbus aria), el fresno de flor (Fraxinus ornus), destacando un par de tejos (Taxus baccata). Muchas especies caducifolias aún no habían sacado la hoja.

Bosque mixto de quejigo y pino rodeno

Cojín de monja (Erinacea anthyllis)

Desde la cima del pico las vistas abarcan gran parte del cuadrante nororiental de la provincia, pudiendo incluso distinguirse el mar y los edificios de la ciudad de Valencia.

Vistas desde el pico Ropé

Vista de la fosa tectónica de Chera con el pueblo en primer plano

El término de Chera es también muy rico en reptiles y anfibios. Pudimos ver innumerables lagartijas colilargas (Psammodromus algirus) así como un fugaz lagarto ocelado (Timon lepidus).

Lagartija colilarga (Psammodromus algirus)

De ofidios vimos un adulto de culebra de escalera (Rhinechis scalaris), que se escondió entre las rocas antes de poderlo fotografiar. No obstante, aprovecho para poner un par de fotos de otro ejemplar, también adulto y de más de un metro, que pude ver la semana anterior en un lugar no muy lejano.

Culebra de escalera (Rhinechis scalaris)

Este ejemplar resultó especialmente combativo, silbando en intentando morderme mientras lo fotografiaba. Finalmente como el de Chera optó también por meterse en una tapia. He de decir que esta especie no es venenosa, y si no se la molesta resulta completamente inofensiva, y todo un espectáculo verlas en acción. Alguna vez he encontrado ejemplares de esta y otras culebras muertos a manos de desaprensivos que de esta forma solo demuestran su ignorancia.

Culebra de escalera (Rhinechis scalaris)

Al acabar el día nos acercamos a una zona con más humedad, la fuente del Romero, donde vimos anfibios como un juvenil de sapo común (Bufo spinosus) y más reptiles, al menos seis culebras viperinas (Natrix maura) y un par de galápagos leprosos (Mauremys leprosa) que se sumergieron pronto al vernos.

Sapo común (Bufo spinosus)

Culebra viperina (Natrix maura)

Culebra viperina (Natrix maura)

Los odonatos se encuentran en el inicio de su actividad, y solamente pudimos observar una de las especies más tempranas, el caballito Pyrosoma nimphula

Macho de Pyrosoma nimphula

Y para terminar, os dejo una bella flor de una especie que no conocía y nos llamó la atención, la ranunculácea Thalictrum tuberosum. Disfrutad de la primavera, nos vemos pronto.


4 comentarios:

  1. Me encanta este tipo de salidas, viva representación de nuestra biodiversidad serrana. No tenía ni idea de la existencia de este parque natural, pero ya veo que tiene miga la cosa.
    Yo también pensaba antes que la Ophrys scolopax no tiene nada de becada, pero resulta que la "cabeza de pájaro" no es la flor en sí, sino su ginostemo (que de todas formas a mí me parece más bien la cabeza de una anátida).
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este parque lleva pocos años declarado, de ahí que sea poco conocido. No obstante, para mí es de los mejores parques valencianos, con muchos ambientes diferentes y una enorme biodiversidad, que ni mucho menos aparece toda en esta entrada.

      Sobre la Oprhys, pues si es verdad que el ginostemo tiene algo de cabeza de ave, pero de ahí a decir que es una becada... jajaja

      ¡Saludos!

      Eliminar