jueves, 31 de marzo de 2016

Aves esteparias en la Manchuela

El pasado Domingo estuve con Iván Moya por los municipios conquenses de Iniesta, Ledaña y Villagarcía del Llano, con el objetivo de ver aves esteparias. Esta zona manchega conserva todavía, dentro de esta comarca, buenas extensiones de cereal y resulta ser el lugar más cercano a la Comarca Requena-Utiel, de la que ambos somos oriundos, para ver aves como avutardas, sisones, ortegas...

Paisaje estepario en La Manchuela

Uno de nuestros objetivos era ver algún macho de avutarda en parada nupcial, haciendo la famosa "rueda" en la que dan la vuelta completamente a su plumaje, transformándose en bolas blancas que destacan sobre el paisaje de la estepa. Conseguimos ver hasta tres machos en esta lid, pero a una distancia muy lejana que nos impidió fotografiarlos, aunque no nos privó de disfrutarlos con el telescopio.

Bando de avutardas (Otis tarda)

Y es que las aves esteparias, tal vez por lo abierto de su medio, que las hace muy visibles para el hombre y cualquier depredador, son de las más desconfiadas y no permiten el acercamiento. Únicamente los pequeños pájaros típicos también de las estepas permiten su observación cercana, eso sí, desde el coche. Los trigueros (Miliaria calandra) estaban completamente encelados con el inicio de la primavera.

Triguero (Miliaria calandra)

Triguero (Miliaria calandra)

También vimos ejemplares de diversas especies de aláudidos, siendo las calandrias (Melanocorypha calandra) las más abundantes, con bandos de casi cientos de ejemplares. Esta especie es tal vez la más esteparia de su familia, mientras que otras como las alondras comunes (Alauda arvensis) se adaptan a ambientes más cerrados como los tomillares, por ejemplo.

Calandria (Melanocorypha calandra)

Yo tenía ganas de ver algún macho de sisón (Tetrax tetrax) con su plumaje primaveral, y tuvimos la suerte de levantar a uno casi en nuestros pies, pero del susto apenas pudimos fotografiarlo cuando ya estaba más lejos.

Macho de sisón (Tetrax tetrax) en plumaje nupcial

Macho de sisón (Tetrax tetrax) en plumaje nupcial

De esta especie solamente vimos otros tres ejemplares muy lejanos. Voy a aprovechar ahora para comentar la delicada situación que atraviesan muchas aves esteparias en nuestro país, siendo el sisón una de las más amenazadas. Tenemos menos de la mitad de sisones que hace veinte años, es una especie que se nos escapa de las manos, como tantas otras esteparias. Las causas, no obstante, están bastante claras y voy a tratar de resumirlas.

Negros presagios se ciernen sobre nuestras aves esteparias...

La principal amenaza a la que se enfrentan las aves esteparias es la transformación de su hábitat, que las deja sin opciones de sobrevivir. Las leyes del mercado condicionan la destrucción de hectáreas y hectáreas de cultivos tradicionales de cereal y su sustitución por almendrales, olivares, o peor aún, viñedos en espaldera. Este proceso avanza de forma imparable, especialmente en el oriente peninsular, de forma que las últimas áreas esteparias valencianas están desapareciendo en un mar de cepas y postes de metal.

Avutardas (Otis tarda). Tras ellas, su mayor amenaza.

Este problema tiene difícil solución. Nuestras autoridades deberían primar la sostenibilidad en nuestros campos antes que la rentabilidad a corto plazo. El precio de los cultivos puede variar, hoy quizá paguen más por el vino y mañana será por la harina, pero las aves esteparias pueden desaparecer para siempre de nuestros paisajes. Ayudar a los agricultores que mantengan sus campos a la manera tradicional, beneficiando a las aves esteparias, debe ser otro objetivo a conseguir.

Macho de primilla (Falco naumanni) aprovechando el poste de un viñedo

Otro problema que afecta a las esteparias es la proliferación de pesticidas, que las deja sin insectos con que alimentarse. La concentración parcelaria que elimina los linderos de los campos también las priva de refugios donde ocultarse y nidificar y las hace más vulnerables a depredadores oportunistas.

Macho de primilla (Falco naumanni)

Otras como el cernícalo primilla (Falco naumanni), del que vimos un grupillo migrante de diez ejemplares, sufren además por la falta de sitios donde hacer sus nidos. De la problemática concreta de esta ave ya hablé en otra entrada que le dediqué en exclusiva. 

Macho de avutarda (Otis tarda)

Entre los esfuerzos para proteger las esteparias está conocerlas mejor, y por ello este año SEO/Birdlife organiza un nuevo censo nacional de sisón y cernícalo primilla, cuyos resultados nos dirán si se ha invertido el proceso, o si estas aves continúan avanzando inexorablemente hacia su extinción. Os animo a todos a participar en estos programas, pero de poco servirán si nuestras autoridades no toman ya medidas serias de conservación en las pocas áreas esteparias sanas que nos quedan.

Cogujada común (Glaerida cristata)

Pocas aves consiguen adaptarse a los cambios de estepa a cultivo intensivo de leñosas (frutales y viñas). Las cogujadas (Glaerida cristata) son de las que mejor lo llevan, así como algunos mamíferos, como las liebres (Lepus granatensis).

Liebre ibérica (Lepus granatensis)

Y para acabar con una nota positiva (y compensar tanta foto mala que he puesto hoy) os dejo algunas mariposas que ya adornan nuestros campos primaverales, en este caso tomadas no en la estepa, sino en los montes de la valenciana Sierra de la Bicuerca. Un saludo a todos y nos vemos en la próxima entrada, que ya adelanto que vendrá con un par de herpetos interesantes!

Cardenillo (Tomares ballus)

Mariposa de los olmos (Nymphalis polychloros)

Cejialba (Callophrys rubi)

2 comentarios:

  1. Hola Luis, una lástima lo que cuentas sobre las aves esteparias.
    Una suerte poder ver aunque sea de lejos estas preciosas aves, yo aun no las he podido ver, a ver si hay suerte y no perdemos estos ecosistemas que albergan una fauna que no se da en otros sitios.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te animo a acercarte a verlas antes de que desaparezcan, Carlos. La observación de aves esteparias es creo yo una experiencia ornitologica que no hay que perderse, y no están tan lejos como podría parecer.

      Saludos!

      Eliminar