martes, 8 de diciembre de 2015

En busca del águila imperial. Sierra del Relumbrar y Ojos de Villaverde

El águila imperial ibérica (Aquila adalberti) es un endemismo peninsular que ha sido durante muchos años la rapaz más amenazada de Europa. Por suerte se está recuperando y volviendo a colonizar sus antiguos feudos de donde nunca debió desaparecer. En la Comunidad Valenciana, esta espectacular rapaz lleva extinguida más de un siglo, así que mientras esperamos a que lleguen tenemos que movernos bastante lejos si queremos disfrutarlas.

El año pasado estuve por estas fechas con mi amigo Pablo en Albacete intentando ver algún ejemplar (esta entrada). Estuvimos en la laguna de Ontalafia, donde habíamos oído que de vez en cuando se veían jóvenes en dispersión, y conseguimos ver uno pero brevemente. Este Domingo nos planteamos un objetivo más ambicioso, llegar hasta la zona de cría más cercana a la provincia de Valencia, que concretamente se localiza en la Sierra del Relumbrar, una estribación de Sierra Morena en el extremo sur de Albacete. 

Tras un buen madrugón llegamos a la sierra sobre las diez de la mañana. A primera vista sorprende el paisaje de esta zona, muy diferente al de Valencia o el resto de Albacete, y más parecido a Monfragüe u otras zonas extremeñas, con sierras de cuarcitas tapizadas de monte mediterráneo bastante maduro.

Sierra del Relumbrar

Lo primero que vimos fue un grupo de cabra montés (Capra pyrenaica) lejos en los roquedos de la sierra. Esta fue la tónica del día, observaciones lejanas con el telescopio, por lo que las pocas fotos que tengo son bastante malas, pero lo disfrutamos. También es esta zona lincera, y aunque el felino es de presencia más bien ocasional todas las carreteras estaban bien señalizadas para evitar atropellos.


Mientras en las solanas predominaban las encinas, las umbrías de la sierra estaban tapizadas por un bello alcornocal, mezclado con quejigos (Quercus faginea) que mostraban un bello tono otoñal. El ejemplar de la foto presenta además numerosas agallas que se forman por la acción de ciertas avispas.

Alcornoque (Quercus suber)

Quejigo (Quercus faginea)

Recorriendo la sierra, fuimos observando buitre leonado (Gyps fulvus), águila real (Aquila chrysaetos), azor (Accipiter gentilis) y algunos ciervos (Cervus elaphus) todo bastante lejos. Tuvimos que cruzarla entera antes de ver el primer ejemplar adulto de águila imperial, que pasó como una centella y se perdió hacia el sur. Al cabo de un rato paramos a observar un grupo de muflones (Ovis orientalis musimon), que nos miraron curiosos desde cerca del camino. Nuevamente pasó lejana un águila imperial.

Muflón macho (Ovis orientales musimon)

En la siguiente parada al fin se dejó ver bien una pareja de águila imperial. Estuvieron dando vueltas por la zona, reclamando y realizando vuelos acrobáticos de marcaje territorial.

Águila imperial ibérica (Aquila adalberti)

Las fotos son muy testimoniales, pero así suelen ser las observaciones de rapaces en el campo. La silueta del águila imperial es identificable por volar con la cola cerrada, las alas rectas, la cabeza clara y sus marcas blancas en los hombros. Los jóvenes son diferentes, de tonos leonados o pajizos. 

Águila imperial ibérica (Aquila adalberti)

Los descendientes de estas águilas serán los que en un futuro recuperen sus feudos levantinos; yo espero vivir para verlo. Por ahora esperemos que se las respete y puedan vivir tranquilas en estas sierras apartadas donde sacar adelante a sus pollos. 

Águila imperial ibérica (Aquila adalberti) Foto: Pablo Ruiz

Volaban por allí también una pareja de águilas reales jóvenes, seguramente nacidas este año. Estaban jugando entre ellas, persiguiéndose y realizando cabriolas entre los cantiles. Durante un breve momento pasó cerca suyo uno de los adultos de águila imperial e hizo amago de perseguirles, pero se lo pensó mejor y acabó ignorándolas. 

Águilas reales (Aquila chrysaetos) Foto: Pablo Ruiz

Y en las cercanas dehesas se alimentaba un grupo de jabalíes (Sus scrofa). Llama la atención observar estos animales a plena luz del mediodía. En mis zonas típicas son mucho más recatados y solamente salen al atardecer. 

Jabalíes (Sus scrofa)

Jabalíes (Sus scrofa) DG

Otras aves observadas en el Relumbrar fueron los rabilargos (Cyanopica cooki) que aunque abundantes no se dejaron fotografiar. Además observamos muchas perdices, éstas curiosamente más confiadas pese a ser objeto de caza.

Perdiz roja (Alectoris rufa)

Del resto de animales buscamos sin éxito a la salamandra común (Salamandra salamandra morenica) y la ranita de san antonio (Hyla molleri) en algunos riachuelos, pero todo lo que pudimos encontrar fueron unas cuantas ranas comunes bastante aletargadas por el frío.

Rana común (Pelophylax perezi)

Espectacular el paisaje mediterráneo que presenta esta zona.


Tras visitar la sierra decidimos pasar el resto de la tarde en la laguna de Ojos de Villaverde, que pillaba de paso en el retorno hacia casa. Esta laguna presenta la particularidad de estar cubierta de un denso manto de vegetación palustre, con carrizo y masiega. Además se encuentra rodeada de un fantástico sabinar maduro.

Vista de la laguna Ojos de Villaverde

Aquí pudimos comprobar que existe un buen dormidero de aguilucho lagunero (Circus aeruginosus), con varias decenas de ejemplares que acudieron a dormir en el carrizal, entre ellos muchos bonitos machos adultos. La luz ya era demasiado escasa para hacer fotos. También pudimos observar algunos aguiluchos pálidos (Circus cyaneus).

Sabina albar (Juniperus thurifera)

En cierto momento oímos un trompeteo característico, y nos llevamos la sorpresa de observar un bando de grullas en dirección norte. Otra especie escasa en nuestra tierra, y no tanto por estos lares.

Grullas (Grus grus)

Y acabo con esta artística foto que realizó Pablo a un grupo de trigueros (Miliaria calandra) posados en un chopo a atardecer. ¡Hasta otra!