sábado, 20 de junio de 2015

Escenas de la reproducción

Estas últimas semanas que he estado aquí en Valencia (pasando calor) he podido salir un par de veces por mis sitios habituales en esta zona (véase la Albufera de Valencia y la Marjal del Moro), donde destacan las colonias de cría de diferentes aves acuáticas cuyos polluelos ya están en pleno desarrollo.

Espero no aburrir poniendo siempre entradas sobre los mismos lugares, pero mi movilidad es reducida y estos sitios además de interesantes son muy accesibles desde la capital valenciana. Aun así intentaré siempre que haya variedad en cuanto a especies, temas, comportamientos... En verdad como cada salida es diferente estos lugares dan para mucho y más.

Pues bien, empezaré precisamente por el Marjal del Moro, donde en mis últimas salidas los larolimícolas (charranes, gaviotas, etc.) fueron los auténticos protagonistas. Sus pollos están en pleno crecimiento y los adultos deben buscar comida incansablemente para ellos. El más pequeño y uno de los más vistosos es el charrancito (Sternula albifrons), con un patrón de alimentación muy característico, a base de cernidos y picados por las aguas abiertas de la marjal en pos de pececillos e insectos.

Charrancito (Sternula albifrons)

Charrancito (Sternula albifrons)

Poco mayor que el charrancito y frecuentemente en los mismos lugares, tenemos al fumarel cariblanco (Chlidonias hybridus). Como dije en otra entrada, esta ave es mi preferida dentro de esta familia, posee una gran elegancia mientras vuela acrobáticamente entre la vegetación, tocando el agua someramente con su pico en busca de insectos.

Fumarel cariblanco (Chlidonias hybridus)

Esta vez se ha dejado fotografiar algo mejor que la anterior, debido también a que ya han llegado todos los ejemplares de la zona desde sus cuarteles invernales en África y hay más ocasiones. Su colonia, situada en cierto punto escondido de la marjal, está no obstante fuera del abasto de la cámara. Durante un par de horas que pasé observándola con el telescopio pude ver algunos comportamientos interesantes. Uno de los miembros de la pareja se dedicaba a acarrear filamentos de vegetación acuática para construir sus típicos nidos flotantes, mientras el otro permanecía en el mismo, incubando o vigilando. Esta vigilancia tenía una razón, pues pude ver en numerosas ocasiones como algunos fumareles perseguían en vuelo a sus congéneres con objeto de robarles el preciado material, aunque raras veces lo conseguían. 

Fumarel cariblanco (Chlidonias hybridus)

También vi como un adulto de fumarel expulsaba violentamente mediante picados y chillidos a una focha común de los alrededores de su nido. Aunque la focha no sea un depredador del fumarel, es un ave muy peligrosa para ellos pues se alimenta de vegetación acuática, incluyendo la que compone sus nidos.

Fumarel cariblanco (Chlidonias hybridus)

Y más cerca de la playa es donde se encuentra la gran colonia de charranes comunes y gaviotas reidoras y cabecinegras que ya mostré en otra entrada. Muchos de ellos ya tenían pollos crecidos, mientras otros seguían incubando. Las canasteras (Glaerola prantincola) han ocupado la zona más alejada del agua, donde su plumaje críptico hace difícil descubrirlas.

Canastera (Glaerola prantincola)

¡A ver si conseguís contar las cinco canasteras presentes en la siguiente foto!  Click más abajo para ver la solución.

Encuentra las 5 canasteras
                                                                       

Vamos a pasar ya a la reserva del Racó de l'Olla, en el Parque Natural de l'Albufera, que también alberga colonias de larolimícolas. Este año las aves se han instalado mayoritariamente en la laguna norte de la reserva, que es la más accesible a los visitantes. En la laguna sur, más tranquila, había un buen grupo de tarro blanco (Tadorna tadorna) y gaviota picofina (Larus genei) alimentándose en el limo.

Laguna sur del Racó de l'Olla

En la orilla sur de la laguna norte, una confiada cigüeñuela cuidaba de su polluelo de pocos días sin perder de vista los alrededores. A veces tengo la impresión de que esta especie se vuelve más confiada con cada visita mía a esta reserva, pues cada vez se dejan ver más de cerca.

Cigüeñuela (Himantopus himantopus)
En otra parte de la laguna, una hembra de porrón común (Aythya ferina) nadaba tranquilamente en compañía de sus patitos. ¡Por poco tiempo!

Porrones comunes (Aythya ferina)
De repente, un agresivo macho de tarro blanco surgió de no se sabe donde y aterrizó de pleno sobre la hembra de porrón. No contento con ello, el mucho mayor tarro blanco empezó a perseguir y atosigar a la porrona hasta echarla de la laguna, obligándola a abandonar a sus polluelos a los que sorprendentemente el tarro ignoró, al igual que a otras aves presentes en la zona (ánades azulones, gaviotas..). Parecía tener verdadera inquina por esta hembra de porrón.

El aterrizaje

El acoso

La expulsión

En cuanto a la colonia principal, situada en una isla de la laguna, estaba dominada por el charrán patinegro (Sterna sandvicensis), especie que en nuestro país cría en muy pocas localidades, entre ellas aquí. La mayoría de ejemplares había sacado adelante un único pollo por pareja, al que un adulto protegía del intenso sol mientras el otro traía la comida.

Colonia de larolimícolas del Racó de l'Olla

Charrán patinegro (Sterna sandvicensis)

Entre estos charranes patinegros destaca la presencia de una pareja de charranes de tamaño similar pero de pico amarillo, que llevan unos años criando en este enclave, y cuya identificación es un tanto misteriosa. Al parecer, la especie a la que más se parecen es el charrán elegante (Sterna elegans), cuya área natural de distribución comprende centro y sudamérica. También podrían ser charranes bengalíes (Sterna bengaliensis), o incluso aberrantes patinegros de pico amarillo, así como híbridos de cualquiera de estas especies. Puede apreciarse además que el polluelo de estos raros charranes es más pálido que el de los patinegros.

Charranes de pico amarillo (Sterna sp.) rodeados de patinegros

Para acabar, me gustaría contaros otra escena interesante que presencié. En cierto momento un charrán común que transportaba un pez se posó cerca de un polluelo de la misma especie, que empezó a reclamar la comida. Hasta entonces nada raro, pero la cosa es que el adulto en lugar de cebar al polluelo parecía confundido, como sin saber que debía hacer.

Charranes comunes (Sterna hirundo)

Su comportamiento consistió en alejar el pez de la boca del hambriento pollo durante varios minutos hasta que emprendió el vuelo. ¿Se habría equivocado y el pollo no era en verdad hijo suyo? Ciertamente no debe ser fácil distinguir a tu polluelo entre los cientos de pájaros similares que hay en toda la colonia, y tal vez este charrán era un padre primerizo, o puede que su hijo de verdad se quedase sin comida esa mañana, nunca lo sabremos.

Charranes comunes (Sterna hirundo) en actitud de "anticeba"
Y para no perder la tradición de acabar con algo totalmente diferente, una foto de la avispa Megascolia maculata que puede ver en la Marjal del Moro. Esta impresionante especie es el mayor himenóptero de Europa, y parasita larvas de diferentes escarabajos. Gracias por visitar mi blog, y nos vemos en la próxima entrada.


jueves, 4 de junio de 2015

Camporrobles en Mayo

En esta entrada voy a recoger un poco la variedad de salidas que he estado realizando por el término de Camporrobles y su entorno inmediato durante este último mes, en el que entre una cosa y otra no he podido sacar mucho tiempo para escribir aquí.

Este pueblo presenta un paisaje bastante diverso, destacando las llanuras cerealistas, escasas en el ámbito de la Comunidad Valenciana, los mosaicos agropecuarios de cebada, viñedo, almendro y olivar, el matorral mediterráneo en diversas fases de degradación, y más secundariamente las áreas forestales, sobretodo de pino carrasco. Como siempre suelo llevar teleobjetivo tengo pocas perspectivas del paisaje pero os pongo esta en la que puede apreciarse esta heterogeneidad, con un buitre además como aliciente.


Y este paisaje tan variado es también el responsable de una flora y fauna también muy diversas. Esta primavera, por suerte, las lluvias han sido bastante generosas, no tanto como desearíamos, claro está, pero suficiente para disfrutar de una gran variedad de flores primaverales. En primer lugar, nos dirigiremos a las zonas de matorral y monte bajo, donde a pesar de parecer secas y tristes, muchas plantas se hacen de notar en esta época.

Romero macho (Cistus clusii)

Chaenorhinum origanifulium subsp. crassifolium

Guillomo (Amelanicher ovalis)

Gladiolo silvestre (Gladiolus illyricus)

También son muchos los animales que pueblan este hábitat, el medio natural mayoritario en el término. Entre las aves abundan los pardillos (Carduelis cannabina), la collalba rubia (Oenanthe hispanica), la cogujada montesina (Glaerida thecklae) o la curruca tomillera (Sylvia conspicillata), entre otras.

Collalba rubia (Oenanthe oenanthe)

También tiene sus depredadores. La abundancia de perdices y conejos atrae rapaces como el águila calzada (Aquila pennata), muy común, el ratonero (Buteo buteo), o el águila real (Aquila chrysaetos). Pero no solo estas grandes aves cazan, también hay pequeños cazadores que pasan más desapercibidos pero no son por ello menos fieros, estoy hablando de los alcaudones, en este caso el alcaudón común (Lanius senator). Tanto esta especie como su congénere el real (Lanius meridionalis) son aquí bastante abundantes, aunque desconfiados.

Alcaudón común (Lanius senator)

El buitre leonado (Gyps fulvus) antaño muy ocasional en la zona, se deja ver cada vez más atraído por los restos de animales que las granjas de la comarca dejan a su alcance, hasta el punto de ser ya una de las rapaces más comunes y la más fácil de ver; y esto a pesar de que la colonia de cría más cercana está a casi 40 Km o más. Uno de estos días sorprendí a un grupo en un bebedero al que habían acudido después de darse un festín, y varios de ellos me sobrevolaron de cerca.

Buitre leonado (Gyps fulvus)

Buitres leonados (Gyps fulvus)

Pasando ya a otros grupos de animales, las zonas de matorral son el hogar del lagarto ocelado (Timon lepidus), el mayor de nuestros reptiles y el saurio más grande de Europa. Es un auténtico depredador que sin embargo aquí se muestra siempre muy huidizo, hasta el punto de que normalmente solo ves de él la punta de la cola antes de ocultarse. He tenido mucha suerte al fotografiar una pareja tomando el sol sobre las rocas en las primeras horas del día, cuando parecen mostrar mayor actividad.

Lagarto ocelado (Timon lepidus)

Lagarto ocelado (Timon lepidus)

Cambiando ya de medio, pasemos a la zona cerealista, hogar de numerosas aves esteparias de gran interés por su escasez como reproductoras en la provincia de Valencia, como la alondra común (Alauda arvensis), la calandria (Melanocorypha calandra), o el alcaraván (Burhinus oedicnemus). Todas estas aves presentan coloraciones muy crípticas como adaptación a una vida en los medios abiertos, donde no hay vegetación que las pueda ocultar, y esto las hace por tanto muy difíciles de detectar excepto cuando vuelan o cantan. En este caso la que se dejó ver fue este bisbita campestre (Anthus campestris). 

Bisbita campestre (Anthus campestris)

Las viejas construcciones rurales de la zona albergan interesantes poblaciones de aves nidificantes, como los mochuelos (Athene noctua), los gorriones chillones (Petronia petronia) o las collalbas grises (Oenanthe oenanthe). 

Gorrión chillón (Petronia petronia)

Collalba gris (Oenanthe oenanthe)

Hace unos cuarenta años esta zona tenía otro inquilino más como nidificante, el cernícalo primilla (Falco naumanni), del que actualmente existe un programa de reintroducción que lleva ya dos años en marcha y cuyo objetivo es recuperar esta especie como reproductora en la zona. El año pasado estuve colaborando como voluntario en este proyecto y probablemente este año también lo haga, así que no creo que tarde mucho en contar más por aquí. Por ahora, os dejo esta amapola común (Papaver rhoeas).

Amapola (Papaver rhoeas)

Para terminar, me gustaría hablar un poco de los escasos puntos de agua existentes en el término. Este pueblo carece de ríos o cualquier tipo de curso de agua permanente desde la desecación de la antigua laguna allá por los años 70 (cosa por desgracia común en aquella época). Ante esta situación, los lavajos, charcas y pequeños estanques creados en su mayoría por la acción humana se convierten en indispensables para mantener a la fauna. Muchos son temporales y solo tienen agua ocasionalmente, mientras que otros son mas perennes aunque también pueden secarse. Entre estos últimos algunos albergan vegetación sumergida y emergida, lo que se traduce en una mayor biodiversidad.

Uno de los lavajos o charcas de Camporrobles

Entre los habitantes de mayor porte de estos puntos de agua, dejando de lado aquellos animales que vienen solo a beber, se encuentran los anfibios, representados por el sapo común (Bufo bufo), el sapo corredor (Epidalea calamita), el sapillo moteado (Pelodytes punctatus) y el gallipato (Pleurodeles waltl). Por desgracia cada vez son más escasos, y a la mayoría de especies solo las he podido ver en  su forma larvaria. También tienen aquí un depredador, la culebra viperina (Natrix natrix), que tampoco es fácil de localizar pero pude ver asomándose tímidamente en una de las charcas.

Culebra viperina (Natrix natrix)

Pasando ya al mundo de los insectos, es sorprendente la cantidad de mariposas que acuden a las orillas a sorber el agua y las sales con sus espiritrompas. Entre ellas pudimos identificar varias especies, en su mayoría bastante comunes. Espero hacer este verano alguna entrada monográfica sobre este grupo de insectos, pues en esta zona hay mucha diversidad y esto se deja notar sobretodo a partir de los meses estivales.

Glaucopsyche alexis

Melitaea cinxia

Colias alcafarciensis

El otro grupo conspicuo de insectos es el de los odonatos (libélulas y caballitos del diablo), de los que pudimos ver tres especies en los dos lavajos que visitamos, una de zigópteros (caballitos) y dos de anisópteros (libélulas). Casualmente todos fueron machos, es posible que eclosionen antes. Destaca la presencia de la ubicua libélula Sympetrum fonscolombii y sobretodo la impresionante libélula de vientre plano (Libellula depressa), un formidable cazador aéreo de vuelo rapidísimo, similar a un torpedo con alas.

Es una especie muy territorial y pudimos observar espectaculares persecuciones aéreas cuando se encontraban dos machos en la misma charca, llegando incluso a chocar en el aire a varios metros del suelo y a pasar a pocos centímetros de nuestros ojos en su afán territorial. Además de esto, los machos de esta gran especie son de un tono cobalto precioso, y con ellos me despido por ahora, espero volver pronto por aquí!

Caballito Ischnura pumulio

Libélula Sympetrum fonscolombii

Libélula de vientre plano (Libellula depressa)

Libélula de vientre plano (Libellula depressa)