lunes, 16 de marzo de 2015

Mensajeros de la primavera

Como adelantaba en la anterior entrada, el cambio de estación ya es casi un hecho, y ya se nota por todas partes. Estos días aprovechando el inicio de la semana fallera aquí en Valencia he podido hacer un par de variadas salidas al campo, descubriendo cómo las diferentes especies, como auténticos mensajeros, nos presagian el paso del ciclo anual.

Por las tierras interiores este hecho es siempre más lento, con calma, aún prosiguen las heladas algunas noches pero la vegetación se va despertando, y la fauna también. El espectáculo de la floración de los almendros supone la puerta de la primavera en muchas zonas del interior valenciano.

Almendro (Prunus dulcis)

Almendros en flor, término de Utiel, Valencia

Durante mi paso por por el interior estos días, visité también una zona rocosa. Las aves que habitan estas zonas, verdaderos especialistas en adaptarse a las condiciones difíciles de este medio, ya estaban afanadas con el cortejo y la elección de los nidos. Entre las especies que habitan cerca de mi pueblo encontramos la chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax) y el roquero solitario (Monticola solitarius) al que no me acerqué mucho por estar cerca de su nido.

Chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax) DG

Roquero solitario (Monticola solitarius) DG

En una zona montañosa cercana, la primavera es también notable a pesar del frío viento de estas cumbres. Aquí el mensajero es el narciso trompón (Narcissus pseudonarcissus) que solo florece por estas fechas.

Narciso trompón (Narcissus pseudonarcissus) Talayuelas, Cuenca

Y en estas alturas, el ave dominante es el buitre leonado (Gyps fulvus), enorme rapaz que ya tardaba en aparecer por este blog, pues en un ave bastante habitual en mi zona de campeo interior, aunque ha sido escaso este invierno. 

Buitre leonado (Gyps fulvus)

Y esta mañana, ya en la llanura costera, me he acercado al Tancat de la Pipa, un humedal artificial situado en la orilla norte de l'Albufera, que gracias a la eficaz gestión de diversos colectivos conservacionistas funciona como un buen refugio para la avifauna. Además dispone de un mirador elevado con vistas de la propia reserva, la laguna y los arrozales próximos.

Tancat de la Pipa

L'Albufera desde el tancat

Mata de Llebeig, refugio de avifauna

Nada más llegar, de lo primero que se percata el visitante, medianamente entendido, en estas fechas es de la gran cantidad y variedad de aves que acoge. Las ardeidas son de las más abundantes, con, por ejemplo, la garza real (Ardea cinerea), la garceta grande (Egretta alba) y la garceta común (Egretta garzetta). Pronto aparecerán también otras garzas estivales.

Garza real (Ardea cinerea) y garceta grande (Egretta alba) DG

Garceta grande (Egretta alba)

Garceta común (Egretta garzetta)

Y hay también algunas aves que, casi, solo aparecen en estas fechas, Buscando cosas con el telescopio descubrí para mi alegría un águila pescadora (Pandion haliaetus) posada lejos en un tendido sobre el arrozal. Esta rapaz solo atraviesa nuestra zona durante sus migraciones, procedente del norte de Europa, pues aquí se extinguió como reproductora debido a la presión urbanística y a la persecución de los pescadores humanos.

Águila pescadora (Pandion haliaetus) DG

Y cual sería mi sorpresa al desviar un momento la mirada sobre el tancat y descubrir como un segundo ejemplar, más cercano, acababa de pescar una carpa y se eleva con ella en sus garras. Si no hubiera estado atento a su pariente, incluso habría podido presenciar el lance. 

Águila pescadora (Pandion haliaetus)

Águila pescadora (Pandion haliaetus)

Haciendo gala de una considerable fuerza ascensional, el ave se elevó en círculos sobre mi cabeza, portando su presa, hasta casi desaparecer de la vista, seguramente en busca de un posadero tranquilo donde merendársela.

Águila pescadora (Pandion haliaetus)

Cuando el águila se fue (y la otra seguía estática en su cable), desvié la mirada sobre el lago. Allí descubrí un nutrido grupo de flamencos (Phoenicopterus roseus), que no suelen descansar allí, al menos por lo que yo tengo visto. La desecación de los arrozales para la siembra del arroz ha debido empujarles a la laguna.

Flamencos (Phoenicopterus roseus)

Y en la vecina mata (zona con vegetación palustre) de Llebeig encontré el segundo "mensajero" del día, un grupo de diez cercetas carretonas (Anas querquedula), otro migrante.  Aunque estaban lejos, con el telescopio pude observar como los machos, en mayoría, efectuaban pautas de cortejo bajando y subiendo la cabeza y emitiendo reclamos para atraer la atención de las hembras. Incluso en un par de ocasiones llegaron a las manos (o a los picos). Esta especie se reproduce mayormente en Europa oriental. Debido a la lejanía de la observación, me he permitido editar un poco las fotos para distinguir las carretonas de otros patos cercanos.

Cercetas carretonas (Anas querquerula) y ánades frisos (Anas strepera) DG

Actualización: Dos semanas después, en una salida al Marjal del Moro observé una pareja de cerceta carretona a mucha menor distancia y mejores condiciones. Pongo aquí las fotos que hice, que no son lo mejor del mundo ya que solo llevaba la cámara compacta (¡Por un día que me dejo la réflex...!) pero permiten apreciar mucho mejor esta bonita y rara especie.

Cercetas carretonas (Anas querquerula). Pareja. Marjal del Moro 28/03/2015

Cerceta carretona (Anas querquerula). Macho. Marjal del Moro 28/03/2015
Sigue:

Ya al nivel del suelo, pude observar más de cerca los estanques de la reserva, que albergan gran diversidad de aves. Lo más destacado tal vez un grupo de tres espátulas (Platalea leucorodia), también una especie migrante. Había muchos patos, flamencos, moritos, limícolas...

Espátulas, flamencos, moritos, ánades, avocetas, garzas reales... DG

Espátulas, flamencos, moritos, ánades, aguja colinegra, avocetas, golondrina...

Flamencos (Phoenicopterus roseus)

Ánades reales (Anas platyrhynchos)

Moritos (Plegadis falcinellus)

Los aguiluchos laguneros (Circus aeruginosus), omnipresentes, no dejaban de sobrevolar la zona, aunque la mayoría a bastante altura y sin aparente intención de caza. Desde la torre también se veían varios ejemplares en el arrozal, junto a las garzas.

Aguilucho lagunero (Circus aeruginosus) Macho joven

Tres aguiluchos y tres garzas reales en el arrozal DG

También vi un ánade rabudo (Anas acuta) macho entre los azulones. La foto no es gran cosa ni hace honor a la elegancia del ave pero la pongo por ser mi primera observación de esta especie, menos habitual que otras.


En la siguiente foto editada podéis ver una muestra de la diversidad de especies en un solo rincón de la reserva. Además de las que salen, también había otros limícolas, como archibebes claros (Tringa nebularia), andarríos bastardos (Tringa glaerola), combatientes (Philomachus pugnax), muchas agujas colinegras (Limosa limosa), correlimos varios (Calidris sp.) y chorlitejos (Charadrius sp.). Así como calamones (Porphyrio porphyrio).

Espátulas (Platalea leucorodia), ánade real (Anas platyrhynchos)
avoceta (Recurvirostra avosetta), cigüeñuela (Himantopus himantopus), 
ánade friso (Anas strepera), pato cuchara (Anas clypeata), 
y morito (Plegadis falcinellus) DG

Y para terminar, un último y colorido mensajero de la primavera, las mariposas, y concretamente la macaón (Papilio machaon), recién salidas de su letargo hibernal, y que ya ponen una nota de color en nuestros campos. ¡Hasta la próxima!