viernes, 23 de enero de 2015

Un año en el río

A falta de una semana para acabar los exámenes y recuperar mi tiempo libre, recuerdo como estaba justo hace un año, en mis primeras evaluaciones como universitario. Me vi en una situación que nunca había tenido, y era la de carecer de vacaciones de Navidad, pues hasta entonces siempre había pasado estas fechas invernales de forma más o menos relajada y con las cuentas saldadas.

Pero no, el mundo universitario funcionaba de otra manera, y tendría que quedarme los días de Navidad y el mes de Enero encerrado y estudiando en mi casa de Valencia. Aburrido, no?

Mirlo (Turdus merula)

Pues tal vez no tanto. Un buen día de esos que no me veía progresar en el estudio, dicidí darme un paseo por el cercano Jardín del Turia, más conocido en Valencia como simplemente "el río". Como todos saben por aquí, y algunos incluso lo vivieron, en los años cincuenta una gran riada inundó gran parte de la ciudad, con lo que se decidió desviar el cauce del Turia para evitar nuevos desastres, dando origen al actual jardín.

Pocas veces hasta entonces había ido yo allí en días laborables y en solitario, con lo que a pesar de tenerlo cerca no había tenido tiempo de fijarme en sus habitantes. A lo largo de aquellas semanas descubrí que este gran jardín alberga una diversidad y cantidad de aves mucho mayor de lo que había pensado hasta entonces, incluyendo algunas especies que nunca creí que podrían verse tan cerca de mi casa. 

Lavandera cascadeña (Motacilla cinerea)

Fue entonces cuando me pregunté cuantas especies podrían verse en este lugar, y decidí que a lo largo del próximo año me daría paseos regulares por la zona, en días tranquilos, fijándome en las aves que veía. Y ya ha pasado un año, que en este sentido ha sido mucho mejor de lo que habría esperado en un principio. He visto unas 50 especies de aves, algunas nuevas para mí. Incluso otras que nunca habría esperado encontrarme un lugar así, como el martín pescador (Alcedo attis) o la polluela pintoja (Porzana porzana). A pesar de esta diversidad, estoy seguro de que se pueden ver muchas más, así que por supuesto seguiré acudiendo también este año. 

Y no es que yo tenga una obsesión especial por las aves (que también) sino que son el grupo de vertebrados (incluso de animales diría) más llamativo y fácil de observar, especialmente en áreas urbanas como esta. Por comparación solo he visto dos especies de mamíferos (Rata sp. y Murciélago sp.), dos de reptiles (Salamanquesa común y Culebra viperina) y una de anfibios (Rana común). Por eso animo a cualquier valenciano que lea estas líneas, a acercarse a este jardín un día tranquilo y descubrir el tesoro que alberga.

Petirrojo (Erithacus rubecula)

Por mi parte, la zona que más he "pateado" este año ha sido la más cercana a mi casa, más o menos la comprendida entre las Torres de Serranos y la Ciudad de las Ciencias. Tal vez de haberme acercado a otras más diferentes como el Parque de Cabecera hubiera visto más especies, pero creo que puedo estar orgulloso de lo que tengo.

Urraca (Pica pica)

Las aves más comunes en el Jardín del Turia son el mirlo común (Turdus merula) y la tórtola turca (Streptopelia decaoto). Estos están por todas partes, creo que es imposible bajar al río sin verlos ni oírlos. Otros pájaros abundantes, sobretodo en invierno, son los petirrojos (Erithacus rubecula) y los verdecillos (Serinus serinus), que están en cualquier zona arbolada. También las introducidas cotorras argentinas (Myopsitta monachus) y las cotorras de Kramer (Psittacula krameri) son abundantes y ruidosas.

Cotorra de Kramer (Psittacula krameri)

Es en los pasos migratorios (Abril/Mayo y Septiembre/Octubre) cuando se pueden ver más especies en la zona, algunas de ellas desconfiadas pero espectaculares como el colirrojo real (Phoenicrus phoenicurus) y el papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca). Incluso se puede llevar uno sorpresas como me pasó a mi con un torcecuello (Jynx torquilla) junto al Palau de la Música, mi primer contacto con esta especie.

Colirrojo tizón (Phoenicurus obschuros)

Y para terminar pongo aquí la lista completa de las aves observadas en el Jardín del Turia de Enero de 2014 a Enero de 2015:

  • Garcilla bueyera (Bulbucus ibis)
  • Garceta común (Egretta garzetta)
  • Garza real (Ardea cinerea)
  • Ánade azulón (Anas platyrhynchos)
  • Cernícalo vulgar (Falco tinnuculus)
  • Halcón peregrino (Falco peregrinus)
  • Polluela pintoja (Porzana porzana)
  • Gallineta (Gallinula chloropus)
  • Gaviota reidora (Croicocephalus ridibundus)
  • Gaviota patiamarilla (Larus michaelis)
  • Cotorra de Kramer (Psittacula krameri)
  • Cotorra argentina (Myopsitta monachus)
  • Aratinga de guayaquil (Psittacara erythrogenys)
  • Paloma cimarrona (Columba livia domestica)
  • Paloma torcaz (Columba palumbus)
  • Tórtola turca (Streptopelia decaoto)
  • Vencejo común (Apus apus)
  • Martín pescador (Alcedo attis)
  • Torcecuello euroasiático (Jynx torquilla)
  • Golondrina común (Hirundo rustica)
  • Avión común (Delichon urbicum)
  • Avión roquero (Pytopragne rupestris)
  • Lavandera blanca (Motacilla alba)
  • Lavandera cascadeña (Motacilla cinerea)
  • Petirrojo (Erithacus rubecula)
  • Colirrojo tizón (Phoenicurus obschuros)
  • Colirrojo real (Phoenicurus phoenicurus)
  • Mirlo común (Turdus merula)
  • Zorzal común (Turdus philomelos)
  • Ruiseñor bastardo (Cetia cetti)
  • Carricero común (Acrocephalus scirpaceus)
  • Curruca carrasqueña (Sylvia cantillans)
  • Curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala)
  • Curruca capirotada (Sylvia atricapilla)
  • Mosquitero común (Phylloscopus collybita)
  • Mosquitero musical (Phylloscopus trochilus)
  • Papamoscas gris (Muscicapa striata)
  • Papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca)
  • Mito (Aegithalos caudatus)
  • Carbonero común (Parus major)
  • Agateador común (Certhia brachydactyla)
  • Alcaudón común (Lanius senator)
  • Urraca (Pica pica)
  • Estornino pinto (Sturnus vulgaris)
  • Estornino negro (Sturnus unicolor)
  • Gorrión común (Passer domesticus)
  • Pinzón vulgar (Fringilla coelebs)
  • Verdecillo (Serinus serinus)
  • Verderón común (Carduelis chloris)
  • Jilguero (Carduelis carduelis)




lunes, 12 de enero de 2015

Escapadas navideñas: Por la costa y el interior

Hola a todos! Hace casi un mes justo desde la última entrada, y creo que ya va siendo hora de actualizar esto un poco. A pesar de estar hasta las cejas de apuntes que estudiar, este mes aún he sacado algo de tiempo para hacer alguna escapadita al campo, que deprime mucho eso de no ver la luz del sol durante días.

Las vacaciones navideñas las pasé como me es habitual en el municipio de Camporrobles, en el occidente valenciano. Allí el sitio natural más cercano y asequible para hacer una escapadita a pie es el monte Molón (Sí, así se llama por su forma de muela, aunque también mola un rato), del que ya hablé en otra entrada. Pero este no es el único sitio interesante de la zona, y cuando tenga más tiempo espero poder enseñaros el resto. Pues bien, en las dos salidas que hice al molón solo pude detectar como máximo un ejemplar de acentor alpino (Prunella collaris). Se ve que este año no van a bajar muchos, tal vez debido a la relativa suavidad del invierno en Europa. Eso sí, se dejó fotografiar algo mejor que en Noviembre.

Acentor alpino (Prunella collaris)

Otras aves invernantes que pululaba por la zona eran una parejilla de bisbitas pratenses (Anthus pratensis) que estuvieron revoloteando y cantando a placer a mi alrededor, posándose solo breves momentos en la punta de las sabinas.

Bisbita común (Anthus pratensis)

En cuanto a las aves residentes, hay que destacar las piruetas y acrobacias de la pareja de cuervos (Corvus corax) que son los auténticos amos de esta montaña. Para mí es un placer siempre que veo a esta especie tan inteligente y buena voladora. Nunca te cansas de verlos, ni de oírlos, aunque estén lejos.

Cuervo (Corvus corax)

Este ave siempre ha gozado de mala fama entre la gente, pero tal vez es de las que más se parecen a nosotros. Tienen un comportamiento muy complejo del que son un ejemplo sus fuertes vínculos conyugales, rara vez verás un cuervo solo. La pareja coopera mutuamente en la alimentación y la reproducción, y a diferencia de otras aves se mantienen unidos todo el año y no solo para criar. Al parecer cada ejemplar tiene una llamada específica para comunicarse con su pareja. En este caso nuestra pareja se dedicó como cada año a sobrevolar y marcar el cortado donde tienen el nido. El año pasado sacaron adelante a tres pollos.

Cuervos (Corvus corax)

Otro ave residente del lugar, también de color enlutado como el cuervo e igualmente pendenciera con sus vecinos aunque mucho más pequeña, es la collalba negra (Oenathe leucura). Hay una o dos parejas en el Molón, y no siempre que subo las veo. En este caso las localicé lejos ladera abajo y a pesar de hacer la cabra un rato por las rocas poco conseguí acercarme, así que la foto es solo testimonial. 

Collalba negra (Oenathe leucura)

Al norte de esta montaña, unos metros más allá de sus faldas se encuentra un extenso pinar de pino carrasco (Pinus halepensis), mezclado con otros pinos como el negral y con carrascas, que comunica con las masas forestales de la vecina serranía de Cuenca. Hay una pista forestal muy cómoda que permite bajar de la cima del Molón hacia el pueblo pasando por el bosque, y como tenía tiempo pues por allí tiré, y la verdad es que el camino estaba repleto de aves forestales. Los piquituertos (Loxia curvirostra) llenaban el bosque con su voz. Mientras unos comían piñones activamente, esta hembra vigilaba desde la copa.

Piquituerto (Loxia curvirostra)

El pico asimétrico de esta especie bien está adaptado para abrir las duras piñas de los pinos, cosa que hacen de forma muy eficiente según pude comprobar. Y con la de pinos que hay por aquí, la verdad es que tienen alimento para rato.

Piquituerto (Loxia curvirostra)

Bajando me encontré también con un precioso bando de páridos que cruzaron el camino poco a poco y de árbol en árbol. Pude ver mito (Aegithalos caudatus), carbonero garrapinos (Periparus ater), carbonero común (Parus major), herrerillo capuchino (Lophophanes cristatus), y una especie nueva para mí, el reyezuelo listado (Regulus ignicapilla). Pero por desgracia el espeso ramaje volvía loco el enfoque de mi cámara así que solo os puedo mostrar a este carbonero común.

Carbonero común (Parus major)

Y con la única mariposa que parece ser a prueba de inviernos, la simpre presente saltacercas (Lassiomata megera) se acaban mis observaciones del 2014 por el interior valenciano.

Saltacercas (Lassiomata megera)

El resto de estas "pseudovacaciones" he estado ocupado estudiando, excepto hace unos días que quise sacar algo de tiempo para participar en el censo de aves marinas invernantes (CAMILCV) que organiza la SVO entre otros colectivos cada año, y que no quería perderme. Estuve en el punto de censo del Saler, en el parque natural de L'Albufera, y aunque no tengo fotos por la lejanía a la que se ven este tipo de aves puedo decir que la mañana estuvo entretenida, con buenas observaciones de pardela balear (Puffinus mauritanicus), aunque en números no muy altos, y también muchos alcatraces (Morus bassanus) pescando con sus espectaculares zambullidas, e intentando imitarlos los charranes patinegros (Sterna sandvicensis). Aquí si os interesa podéis ver la lista detallada de lo que vimos. Tras el censo algunos decidimos dar una vuelta por el parque el resto de la mañana. En el racó de l'olla había mucho azulón, cerceta y algunos tarros blancos.

Anátidas en el racó de l'olla

Los ánades reales macho ya presentaban sus mejores plumajes nupciales.

Azulón (Anas platyrhynchos)

Posteriormente estuvimos un rato por los extensos arrozales del sur del parque, donde tal vez lo más destacado era la gran cantidad de avefrías (Vanellus vanellus) que seguramente superaban ampliamente el millar de ejemplares, aunque ninguno muy cercano.

Avefría (Vanellus vanellus)

Y para acabar bien, observamos aunque lejano uno de los escasos ejemplares de cigüeña negra (Ciconia nigra) que pasan el invierno en este parque natural. Y eso es todo, este post empieza y acaba con dos aves completamente dispares, como muestra de la gran diversidad de nuestra tierra. Más el mes que viene, feliz año!

Cigüeña negra (Ciconia nigra)