jueves, 1 de octubre de 2015

Un verano lleno de naturaleza: Mamíferos y aves

¡Ya hace más de un mes y medio desde mi última entrada! Hay que ver cómo pasa el tiempo cuando estamos de vacaciones, y más en mi caso, que no he estado tampoco muy ocioso precisamente. El motivo de este lapsus sin publicar nada no es otro que la falta de tiempo (y también de internet) en mis lugares de veraneo, pero no será por que no tenga nada nuevo que contar. Cómo a lo largo de estos meses he realizado muchas salidas al campo en varios días y sitios diferentes, y solamente tengo un par de fotos a lo sumo de cada una, he decidido hacer varias entradas contando todo lo que he podido ver este verano, pero divididas por temática, y no por cronología.  Esta primera entrada irá dedicada a aves y mamíferos, habrá otra de herpetos y tal vez una de invertebrados. En verdad,habría que decir aves y mamífero, pues el único que he podido fotografiar es este corzo macho (Capreolus capreolus) en un apartado rincón  del valle del Escabas, en la serranía de Cuenca.

Corzo (Capreolus capreolus)

En cuanto a las aves, ha habido variedad y cantidad, con alguna observación de especies poco frecuentes o incluso nuevas para mí. La mayor parte del verano la he pasado en mi pueblo, Camporrobles, por donde he salido mucho tanto por su término como por los alrededores. En verano como en otras épocas abundan aquí las aves asociadas a medios agrarios o pseudoesteparios, como las perdices, abundantes, que pude ver con sus polluelos en varias ocasiones, y también la cogujada (Glaerida cristata), tal vez el ave más común en estos lares.

Cogujada común (Glaerola cristata)

Perdiz roja (Alectoris rufa) con sus perdigones

Un ave nueva para mí y que he podido disfrutar aquí este verano es el roquero rojo (Monticola saxatilis), ave escasa en la Comunidad Valenciana, y de la que aunque tenía referencias de su presencia en el Molón, no acababa mucho de creérmelo hasta que vi, aunque lejano, a este precioso macho en su atalaya. Esto consolida a el Molón como un punto muy bueno para la observación de los paseriformes rupícolas, con el roquero solitario y la collalba negra como residentes, el roquero rojo y el avión roquero como estivales y el acentor alpino como invernante.

Roquero rojo (Monticola saxatilis)

En la segunda quincena de Agosto ya se empieza a notar el paso migratorio por estas tierras. Las aves que han criado en Europa retornan a sus cuarteles de invierno africanos, y esto nos da la oportunidad de observar especies poco habituales. Concretamente, en la zona cerealista de Camporrobles he podido detectar este mes migrantes tan interesantes como la carraca (Coracius garrulus), el alimoche (Neoprhon percnopterus) e incluso el chorlito carambolo (Charadrius morinellus). Por desgracia, estas observaciones fueron bastante lejanas (de telescopio) y no tengo fotos decentes. Los que sí se dejaron fotografiar fueron los aguiluchos cenizos (Circus pygargus), una rapaz que tal vez en otros tiempos se reprodujo en estas tierras y ahora solo podemos ver durante sus migraciones.

Aguilucho cenizo (Circus pygargus)

Tuve la suerte de observar dos jóvenes aguiluchos alimentándose de insectos en el cereal y con una conducta muy confiada con el observador. Tal vez sean hermanos, nacidos en el mismo nido y compañeros de viaje en su primera travesía hacia África.

Aguilucho cenizo (Circus pygargus)

En la siguiente foto se puede apreciar una perspectiva general con el ave y su hábitat. Quienes conozcan la zona seguro que reconocen el lugar.


En cuanto a las rapaces que sí continúan criando aquí, ha habido numerosos encuentros, la mayoría con ellas a gran altura, pero también algunos cercanos. Como muestra pongo estas fotos de una culebrera (Circaetus gallicus) y un joven azor (Accipiter gentilis) de Camporrobles, y un alcotán (Falco subbuteo) de Talayuelas. Ordenadas de más a menos cutre ;).

Azor (Accipiter gentilis)

Alcotán europeo (Falco subbuteo)

Culebrera europea (Circaetus gallicus)

Un ave rapaz muy frecuente por aquí es el buitre leonado (Gyps fulvus). Una tarde tuve la suerte de encontrar un grupo en el suelo alimentándose de un par de ovejas, y puede fotografiarlos de cerca, aunque admito que pasé más tiempo observándolos que con la cámara, y tal vez perdí la oportunidad de inmortalizar los mejores momentos, como las disputas.

Buitres leonados (Gyps fulvus)

Dejando ya las tierras interiores, también he estado un par de días aquí en Valencia (capital) y pude hacer una salida por el parque natural de l'Albufera, con la fortuna de observar una especie tan escasa como la gaviota enana (Hydrocoleus minutus), eso sí, a gran distancia. A ella se suman aves más habituales aquí como la garcilla cangrejera (Ardeola ralloides) y los muchos limícolas que nos visitan en sus migraciones.

Gaviota enana (Hydrocoleus minutus)

Garcilla cangrejera (Ardeola ralloides)

Limícolas: Andarríos chico, andarríos bastardo, cigüeñuela y chorlitejo chico.

Y ya para terminar, una foto de un papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca) tomada esta misma semana en el jardín del Turia, en Valencia. Otro pajarillo que solamente nos visita en sus migraciones. En la próxima entrada hablaré de herpetos, y ya adelanto que habrá buenas e insólitas observaciones.


4 comentarios:

  1. Se ve que no has perdido el tiempo este verano Luis, buen reportaje y muy chulas las fotos. Un abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para eso están las vacaciones, Germán! Un abrazo a ti también, algún verano de estos tengo que acercarme también por el norte ;)

      Eliminar
  2. Hola Luis,Muy buena entrada, con multitud de especies, eso es aprovechar las vacaciones, unas fotos muy buenas.Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste, Carlos. Un saludo.

      Eliminar