sábado, 20 de junio de 2015

Escenas de la reproducción

Estas últimas semanas que he estado aquí en Valencia (pasando calor) he podido salir un par de veces por mis sitios habituales en esta zona (véase la Albufera de Valencia y la Marjal del Moro), donde destacan las colonias de cría de diferentes aves acuáticas cuyos polluelos ya están en pleno desarrollo.

Espero no aburrir poniendo siempre entradas sobre los mismos lugares, pero mi movilidad es reducida y estos sitios además de interesantes son muy accesibles desde la capital valenciana. Aun así intentaré siempre que haya variedad en cuanto a especies, temas, comportamientos... En verdad como cada salida es diferente estos lugares dan para mucho y más.

Pues bien, empezaré precisamente por el Marjal del Moro, donde en mis últimas salidas los larolimícolas (charranes, gaviotas, etc.) fueron los auténticos protagonistas. Sus pollos están en pleno crecimiento y los adultos deben buscar comida incansablemente para ellos. El más pequeño y uno de los más vistosos es el charrancito (Sternula albifrons), con un patrón de alimentación muy característico, a base de cernidos y picados por las aguas abiertas de la marjal en pos de pececillos e insectos.

Charrancito (Sternula albifrons)

Charrancito (Sternula albifrons)

Poco mayor que el charrancito y frecuentemente en los mismos lugares, tenemos al fumarel cariblanco (Chlidonias hybridus). Como dije en otra entrada, esta ave es mi preferida dentro de esta familia, posee una gran elegancia mientras vuela acrobáticamente entre la vegetación, tocando el agua someramente con su pico en busca de insectos.

Fumarel cariblanco (Chlidonias hybridus)

Esta vez se ha dejado fotografiar algo mejor que la anterior, debido también a que ya han llegado todos los ejemplares de la zona desde sus cuarteles invernales en África y hay más ocasiones. Su colonia, situada en cierto punto escondido de la marjal, está no obstante fuera del abasto de la cámara. Durante un par de horas que pasé observándola con el telescopio pude ver algunos comportamientos interesantes. Uno de los miembros de la pareja se dedicaba a acarrear filamentos de vegetación acuática para construir sus típicos nidos flotantes, mientras el otro permanecía en el mismo, incubando o vigilando. Esta vigilancia tenía una razón, pues pude ver en numerosas ocasiones como algunos fumareles perseguían en vuelo a sus congéneres con objeto de robarles el preciado material, aunque raras veces lo conseguían. 

Fumarel cariblanco (Chlidonias hybridus)

También vi como un adulto de fumarel expulsaba violentamente mediante picados y chillidos a una focha común de los alrededores de su nido. Aunque la focha no sea un depredador del fumarel, es un ave muy peligrosa para ellos pues se alimenta de vegetación acuática, incluyendo la que compone sus nidos.

Fumarel cariblanco (Chlidonias hybridus)

Y más cerca de la playa es donde se encuentra la gran colonia de charranes comunes y gaviotas reidoras y cabecinegras que ya mostré en otra entrada. Muchos de ellos ya tenían pollos crecidos, mientras otros seguían incubando. Las canasteras (Glaerola prantincola) han ocupado la zona más alejada del agua, donde su plumaje críptico hace difícil descubrirlas.

Canastera (Glaerola prantincola)

¡A ver si conseguís contar las cinco canasteras presentes en la siguiente foto!  Click más abajo para ver la solución.

Encuentra las 5 canasteras
                                                                       

Vamos a pasar ya a la reserva del Racó de l'Olla, en el Parque Natural de l'Albufera, que también alberga colonias de larolimícolas. Este año las aves se han instalado mayoritariamente en la laguna norte de la reserva, que es la más accesible a los visitantes. En la laguna sur, más tranquila, había un buen grupo de tarro blanco (Tadorna tadorna) y gaviota picofina (Larus genei) alimentándose en el limo.

Laguna sur del Racó de l'Olla

En la orilla sur de la laguna norte, una confiada cigüeñuela cuidaba de su polluelo de pocos días sin perder de vista los alrededores. A veces tengo la impresión de que esta especie se vuelve más confiada con cada visita mía a esta reserva, pues cada vez se dejan ver más de cerca.

Cigüeñuela (Himantopus himantopus)
En otra parte de la laguna, una hembra de porrón común (Aythya ferina) nadaba tranquilamente en compañía de sus patitos. ¡Por poco tiempo!

Porrones comunes (Aythya ferina)
De repente, un agresivo macho de tarro blanco surgió de no se sabe donde y aterrizó de pleno sobre la hembra de porrón. No contento con ello, el mucho mayor tarro blanco empezó a perseguir y atosigar a la porrona hasta echarla de la laguna, obligándola a abandonar a sus polluelos a los que sorprendentemente el tarro ignoró, al igual que a otras aves presentes en la zona (ánades azulones, gaviotas..). Parecía tener verdadera inquina por esta hembra de porrón.

El aterrizaje

El acoso

La expulsión

En cuanto a la colonia principal, situada en una isla de la laguna, estaba dominada por el charrán patinegro (Sterna sandvicensis), especie que en nuestro país cría en muy pocas localidades, entre ellas aquí. La mayoría de ejemplares había sacado adelante un único pollo por pareja, al que un adulto protegía del intenso sol mientras el otro traía la comida.

Colonia de larolimícolas del Racó de l'Olla

Charrán patinegro (Sterna sandvicensis)

Entre estos charranes patinegros destaca la presencia de una pareja de charranes de tamaño similar pero de pico amarillo, que llevan unos años criando en este enclave, y cuya identificación es un tanto misteriosa. Al parecer, la especie a la que más se parecen es el charrán elegante (Sterna elegans), cuya área natural de distribución comprende centro y sudamérica. También podrían ser charranes bengalíes (Sterna bengaliensis), o incluso aberrantes patinegros de pico amarillo, así como híbridos de cualquiera de estas especies. Puede apreciarse además que el polluelo de estos raros charranes es más pálido que el de los patinegros.

Charranes de pico amarillo (Sterna sp.) rodeados de patinegros

Para acabar, me gustaría contaros otra escena interesante que presencié. En cierto momento un charrán común que transportaba un pez se posó cerca de un polluelo de la misma especie, que empezó a reclamar la comida. Hasta entonces nada raro, pero la cosa es que el adulto en lugar de cebar al polluelo parecía confundido, como sin saber que debía hacer.

Charranes comunes (Sterna hirundo)

Su comportamiento consistió en alejar el pez de la boca del hambriento pollo durante varios minutos hasta que emprendió el vuelo. ¿Se habría equivocado y el pollo no era en verdad hijo suyo? Ciertamente no debe ser fácil distinguir a tu polluelo entre los cientos de pájaros similares que hay en toda la colonia, y tal vez este charrán era un padre primerizo, o puede que su hijo de verdad se quedase sin comida esa mañana, nunca lo sabremos.

Charranes comunes (Sterna hirundo) en actitud de "anticeba"
Y para no perder la tradición de acabar con algo totalmente diferente, una foto de la avispa Megascolia maculata que puede ver en la Marjal del Moro. Esta impresionante especie es el mayor himenóptero de Europa, y parasita larvas de diferentes escarabajos. Gracias por visitar mi blog, y nos vemos en la próxima entrada.


3 comentarios:

  1. No conocia tu blog.Me ha gustado.
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias por pasarte! Un saludo.

      Eliminar
  2. Magnífico post Luis, me ha gustado mucho. Saludos desde Cantabria.

    ResponderEliminar