lunes, 12 de enero de 2015

Escapadas navideñas: Por la costa y el interior

Hola a todos! Hace casi un mes justo desde la última entrada, y creo que ya va siendo hora de actualizar esto un poco. A pesar de estar hasta las cejas de apuntes que estudiar, este mes aún he sacado algo de tiempo para hacer alguna escapadita al campo, que deprime mucho eso de no ver la luz del sol durante días.

Las vacaciones navideñas las pasé como me es habitual en el municipio de Camporrobles, en el occidente valenciano. Allí el sitio natural más cercano y asequible para hacer una escapadita a pie es el monte Molón (Sí, así se llama por su forma de muela, aunque también mola un rato), del que ya hablé en otra entrada. Pero este no es el único sitio interesante de la zona, y cuando tenga más tiempo espero poder enseñaros el resto. Pues bien, en las dos salidas que hice al molón solo pude detectar como máximo un ejemplar de acentor alpino (Prunella collaris). Se ve que este año no van a bajar muchos, tal vez debido a la relativa suavidad del invierno en Europa. Eso sí, se dejó fotografiar algo mejor que en Noviembre.

Acentor alpino (Prunella collaris)

Otras aves invernantes que pululaba por la zona eran una parejilla de bisbitas pratenses (Anthus pratensis) que estuvieron revoloteando y cantando a placer a mi alrededor, posándose solo breves momentos en la punta de las sabinas.

Bisbita común (Anthus pratensis)

En cuanto a las aves residentes, hay que destacar las piruetas y acrobacias de la pareja de cuervos (Corvus corax) que son los auténticos amos de esta montaña. Para mí es un placer siempre que veo a esta especie tan inteligente y buena voladora. Nunca te cansas de verlos, ni de oírlos, aunque estén lejos.

Cuervo (Corvus corax)

Este ave siempre ha gozado de mala fama entre la gente, pero tal vez es de las que más se parecen a nosotros. Tienen un comportamiento muy complejo del que son un ejemplo sus fuertes vínculos conyugales, rara vez verás un cuervo solo. La pareja coopera mutuamente en la alimentación y la reproducción, y a diferencia de otras aves se mantienen unidos todo el año y no solo para criar. Al parecer cada ejemplar tiene una llamada específica para comunicarse con su pareja. En este caso nuestra pareja se dedicó como cada año a sobrevolar y marcar el cortado donde tienen el nido. El año pasado sacaron adelante a tres pollos.

Cuervos (Corvus corax)

Otro ave residente del lugar, también de color enlutado como el cuervo e igualmente pendenciera con sus vecinos aunque mucho más pequeña, es la collalba negra (Oenathe leucura). Hay una o dos parejas en el Molón, y no siempre que subo las veo. En este caso las localicé lejos ladera abajo y a pesar de hacer la cabra un rato por las rocas poco conseguí acercarme, así que la foto es solo testimonial. 

Collalba negra (Oenathe leucura)

Al norte de esta montaña, unos metros más allá de sus faldas se encuentra un extenso pinar de pino carrasco (Pinus halepensis), mezclado con otros pinos como el negral y con carrascas, que comunica con las masas forestales de la vecina serranía de Cuenca. Hay una pista forestal muy cómoda que permite bajar de la cima del Molón hacia el pueblo pasando por el bosque, y como tenía tiempo pues por allí tiré, y la verdad es que el camino estaba repleto de aves forestales. Los piquituertos (Loxia curvirostra) llenaban el bosque con su voz. Mientras unos comían piñones activamente, esta hembra vigilaba desde la copa.

Piquituerto (Loxia curvirostra)

El pico asimétrico de esta especie bien está adaptado para abrir las duras piñas de los pinos, cosa que hacen de forma muy eficiente según pude comprobar. Y con la de pinos que hay por aquí, la verdad es que tienen alimento para rato.

Piquituerto (Loxia curvirostra)

Bajando me encontré también con un precioso bando de páridos que cruzaron el camino poco a poco y de árbol en árbol. Pude ver mito (Aegithalos caudatus), carbonero garrapinos (Periparus ater), carbonero común (Parus major), herrerillo capuchino (Lophophanes cristatus), y una especie nueva para mí, el reyezuelo listado (Regulus ignicapilla). Pero por desgracia el espeso ramaje volvía loco el enfoque de mi cámara así que solo os puedo mostrar a este carbonero común.

Carbonero común (Parus major)

Y con la única mariposa que parece ser a prueba de inviernos, la simpre presente saltacercas (Lassiomata megera) se acaban mis observaciones del 2014 por el interior valenciano.

Saltacercas (Lassiomata megera)

El resto de estas "pseudovacaciones" he estado ocupado estudiando, excepto hace unos días que quise sacar algo de tiempo para participar en el censo de aves marinas invernantes (CAMILCV) que organiza la SVO entre otros colectivos cada año, y que no quería perderme. Estuve en el punto de censo del Saler, en el parque natural de L'Albufera, y aunque no tengo fotos por la lejanía a la que se ven este tipo de aves puedo decir que la mañana estuvo entretenida, con buenas observaciones de pardela balear (Puffinus mauritanicus), aunque en números no muy altos, y también muchos alcatraces (Morus bassanus) pescando con sus espectaculares zambullidas, e intentando imitarlos los charranes patinegros (Sterna sandvicensis). Aquí si os interesa podéis ver la lista detallada de lo que vimos. Tras el censo algunos decidimos dar una vuelta por el parque el resto de la mañana. En el racó de l'olla había mucho azulón, cerceta y algunos tarros blancos.

Anátidas en el racó de l'olla

Los ánades reales macho ya presentaban sus mejores plumajes nupciales.

Azulón (Anas platyrhynchos)

Posteriormente estuvimos un rato por los extensos arrozales del sur del parque, donde tal vez lo más destacado era la gran cantidad de avefrías (Vanellus vanellus) que seguramente superaban ampliamente el millar de ejemplares, aunque ninguno muy cercano.

Avefría (Vanellus vanellus)

Y para acabar bien, observamos aunque lejano uno de los escasos ejemplares de cigüeña negra (Ciconia nigra) que pasan el invierno en este parque natural. Y eso es todo, este post empieza y acaba con dos aves completamente dispares, como muestra de la gran diversidad de nuestra tierra. Más el mes que viene, feliz año!

Cigüeña negra (Ciconia nigra)


4 comentarios:

  1. Hola
    Pues a algunos que yo conozco empezando por mi, se nos hace muy esquiva esa collalba negra. No es fácil el págalo tampoco , creo
    Un saludo
    Javi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Javi, acercarse a las collalbas negras a pleno monte parece a veces misión imposible, y si además vives por el norte donde hay menos... Con los págalos lo tendréis mas fácil supongo.

      Saludos

      Eliminar
  2. Buena y fructífera entrada. Saludos desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, aunque en el apartado fotográfico la verdad es que aún tengo muuucho que mejorar.

      Saludos

      Eliminar