domingo, 9 de noviembre de 2014

Llega el frío al interior valenciano


Este Sábado tuve de nuevo la suerte de poder salir al campo, pero en este caso no se trataba únicamente de disfrutar de lo que apareciera, sino que además había un objetivo práctico, recolectar plantas para la realización de un herbario, trabajo que se nos exige a los futuros biólogos, como no dentro de la asignatura de Botánica.

Pues bien, el lugar elegido por mí fue la Sierra de la Bicuerca, que se encuentra en la comarca Utiel-Requena, cerca del lugar del que os hablaba en la entrada anterior. Mi principal motivación a la hora de escoger este enclave fue su diversidad de hábitats, con extensos pinares, zonas de monte bajo, roquedos, prados y cultivos, con lo que esperaba encontrar una flora a la par. 

Paisaje de la Sierra de la Bicuerca

No obstante, ya bien entrado Noviembre, el frío se hace notar en estas sierras interiores, y la mayor parte de la flora se encontraba ya sumida en su letargo. Las vides, que conforman gran parte del paisaje comarcal, presentaban sus tonos rojizos, con las hojas comenzando a caer, y los linderos carecían del jardín floral que presentan aquí en primavera. No obstante algunas plantas parecen todavía resistir el frío. Tal vez la más vistosa de las que vimos fue la "Boca de dragón" (Antirrhinum barrelieri), refugiada al amparo de una gran roca, en la que por cierto también vimos muchos rastros de otros habitantes de la zona, los búhos reales (Bubo bubo) en forma de huesos y egagrópilas con mucho conejo, abundante en la zona.

Antirrhinum barrelieri

A pesar de la escasa flora encontramos gran variedad de líquenes en las umbrías. Para quien no lo sepa, los líquenes son organismos simbiónticos, es decir, formados por la asociación cooperativa de un alga y un hongo. Muchos son muy resistentes y pueden vivir en lugares inhóspitos, como por ejemplo en rocas cerca de los polos. Cuando crecen en los bosques en gran número suelen indicar una gran pureza del aire, pues son sensibles a la contaminación. Pudimos diferenciar gran variedad de especies, diversas en morfología y aspecto. 

Parmelia sp. sobre un tronco de encina (Quercus ilex)

Evernia prunastri con Xantoria parietina y Ramalina sp.

Cladonia fimbriata, con sus "copas" características

Pero no todo fueron vegetales, pues a pesar del frío la fauna también dejó notar su presencia. Los pájaros ya estaban agrupados en grandes bandos como suele ser habitual durante el invierno, y especies como los zorzales (Turdus philomelos) se movían de un lado para otro en busca de alimento, siempre muy desconfiados y volando alarmados ante nuestra presencia, o los numerosos pinzones vulgares (Fringilla coelebs) Todavía quedaban algunos insectos, como una ninfa de Empusa pennata, una interesante mantis de aspecto un tanto extraterrestre, que parecía algo alertargada por el frío.

Pinzón vulgar (Fringilla coelebs) sobre una encina cuajada de bellotas

Empusa pennata
También aún quedaban unas pocas mariposas, como la siempre presente Lassiomata megera o algunos licénidos (Lycaenidae). Pronto estos bellos insectos desaparecerán hasta la próxima primavera.

Licénido Lampides boeticus

En cierta umbría donde cogimos algunos líquenes tengo la sospecha de que puede anidar una pareja de azores (Accipiter gentilis), ya que algún compañero ornitólogo y yo hemos podido observar varios ejemplares en la zona durante los censos de rapaces migrantes que hicimos desde el cercano pico Cardete (aquí se pueden ver algunas crónicas). No vimos más rastro de estas insignes rapaces que un desplumadero de paloma torcaz (Columba palumbus) cerca de una charca, seguramente capturada por el azor mientras acudía a beber. No obstante, en cierto momento descubrí un pequeño ser que me miraba con curiosidad desde un enebro...

Reyezuelo sencillo (Regulus regulus)


Este pequeño pajarillo, de menos de un decímetro de longitud, resultó ser un reyezuelo sencillo (Regulus regulus), el ave más pequeña de Europa. El nombre le viene por la línea dorada que recorre su cabecilla. Existen dos especies de reyezuelos en nuestro país, y a decir verdad yo nunca había visto ninguna de las dos. El sencillo es algo más escaso que el listado (Regulus ignicapilla), ya que anida únicamente en bosques de montaña, sobretodo de abetos en los pirineos aunque también en otras cordilleras. En este caso se trataba de un grupito de unos cuatro o cinco ejemplares, que seguramente bajaron a nuestra zona huyendo del frío glaciar de la montaña.

Reyezuelo sencillo (Regulus regulus)

Me sorprendió lo poco que les importaba nuestra presencia, pues no nos hacían el menor caso, llegando a estar a poco más de dos metros de ellos. Aún así no eran fáciles de observar pues se movían mucho entre el sotobosque casi siempre ocultos e inquietos mientras buscaban pequeños insectos con los que alimentarse. Tan pronto escondían tímidamente la cabeza...

Reyezuelo sencillo (Regulus regulus)

Como adoptaban acrobáticas posturas...

Reyezuelo sencillo (Regulus regulus)

Unos pájaros preciosos, no obstante, que alegraron la mañana con su presencia a pesar del frío. Y es que saliendo al campo, observando la naturaleza y a sus habitantes, siempre desde el respeto, nunca dejas de sorprenderte y disfrutar, en cualquier época del año y en casi cualquier lugar. Por eso me gustaría animar a quienes todavía desconocen el mundo natural a que se animen a conocerlo. Si se acercan solamente con la intención de observar y comprender sin alterar nada es difícil que queden defraudados. Nunca puedes dejar de sorprenderte. Mientras volvíamos ya hacia el pueblo, cruzó raudamente delante del coche una poderosa hembra de azor, y se dirigió de nuevo hacia su territorio, como para recordarnos la esencia salvaje de este y otros muchos lugares que tanta gente lamentablemente ignora. Gracias por leerme y nos vemos en la próxima entrada.






2 comentarios:

  1. Mucha suerte al futuro biólogo. Sobre todo, no pierdas nunca esa ilusión por seguir a tu manera el quehacer diario de tanto bicho viviente, incluida la botánica.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si descubres y conoces la naturaleza es imposible olvidarla. Gracias por visitar mi blog!

      Un saludo

      Eliminar